Un gran silencio

GERARDO VILLAR

Estamos sanos de corazón. Así lo demuestra la cantidad de noticias de sobresalto que nos llegan constantemente. Y seguimos vivos. A una noticia de mucho calado sigue otra más sorprendente... Difícil vivir una semana con noticias más llamativas. Es tal el ambiente de corrupción que ya no nos sorprende ninguna novedad.

Esto requiere un gran remedio. Puesto a pensar, se me ocurren grandes alternativas. Y propongo una: privarnos, ayunarnos de toda noticia: no leer, ni escuchar ni ver ninguna información más durante una semana. Así haremos una gran llamada al silencio. Mejor, a la honradez, al antiescándalo, a la noticia que nos trae corrupción.

Necesitamos limpieza de ambiente. Estar un tiempo, estar y vivir una temporada limpia de noticias, vivir una temporada en que apaguemos toda noticia que nos hable de maldad, quemar toda noticia que nos informe de engaños, mentiras, trampas.

Una época en que ayunemos de toda noticia que nos transmita falsedad. Una gran huelga de silencio. Sería estupendo. Y supondría una gran purificación. Esto nos ayudaría al silencio, a valorar la verdad, a purificar nuestras vidas. Es verdad, apagar la tele y la radio cuando transmitan mentiras. Quemar los periódicos que no informen con verdad y honradez. Apagar las teles que transmitan engaño en información o en propaganda.

¿Tan difícil sería una semana del silencio? Supondría una enorme purificación. De paso, tendríamos tiempo para clasificar lo que es verdad y lo que es mentira. Propongo dos cosas: pasar toda la información por la triple criba de Sócrates: verdad, bondad y necesidad. Contra las noticias de corrupción, contra las noticias de falsedad, silencio: ni leer, ni oír. Un gran silencio que nos purifique el oído y la vista. Sobretodo, un gran ayuno de maldad. ¿Hacemos la prueba una semana?

 

Fotos

Vídeos