Gracias a quienes tratan de salvarme la vida

PAZ FAREIA ALMAZÁN

Queridos lectores, hoy me gustaría llamar vuestra atención sobre un tema importante en estas fechas: la gratitud. No os traigo una gratitud simple: la mía es una gratitud que quiero expresar hacia quienes tratan de salvarme la vida. Aparte de madre orgullosa, abuela y ciudadana como muchas lectoras, soy paciente de oncología en el Hospital San Pedro. Lucho contra el cáncer de mama, día a día, noche tras noche, y quiero expresar lo agradecida que estoy a las personas que intervienen en mi proceso de curación. Sí, a vosotros, médicos y enfermeros, que hacéis cosas que no se pagan con el sueldo, cosas como el tiempo que nos dedicáis, sentándoos con nosotros cuando el mundo se cae sobre nuestras cabezas en un instante, volviéndolo todo negro. Vuestra ternura es infinita. Dar esta clase de noticias no es fácil, nada fácil. Lo sé. Pero sabéis hablar con nosotros y darnos fuerzas para luchar. Os doy gracias de corazón. Creo que nosotros también tenemos que ayudaros a poner las cosas más fáciles y, juntos, luchar por una cura. Pido en estas páginas ayuda al gobierno para que apoye al Cibir con becas de investigación. Tenemos el mejor centro de España. Feliz Navidad y Feliz 2019.