Cómo hemos cambiado

LUIS MIGUEL RIOJA

Comentaba recientemente en una entrevista la actriz Carmen Maura, la sorpresa tan agradable que se había llevado al realizar una gira teatral por España. Tras casi 40 años residiendo en Francia, pudo comprobar el cambio tan positivo de la mayoría de nuestras ciudades. De entre todas ellas destacaba Logroño, a la que califica de ciudad bonita, con unas calles limpias, una marcha increíble, una gente súper agradable.

¡Cómo ha cambiado el cuento! Uno, que ya va con la maleta de jubilado a cuestas, recuerda aquellos tiempos en los que si ibas a Madrid y decías ser de Logroño, además del consabido cooo...ño, recibías una mirada furtiva para indagar dónde escondías la boina, esto es «provincianos por excelencia». Afortunadamente, hoy decir que eres de Logroño produce un efecto muy diferente. Unos por haber estado y otros por referencias, la inmensa mayoría de los españoles tienen una idea muy positiva de nuestra ciudad. En fin, que a todos nos toca navegar si queremos seguir así. Luchar por una ciudad moderna pero a la vez sostenible, ecológica y amable. Ahhh y participativa, donde en asuntos «importantes» los ciudadanos no seamos simplemente los convidados de piedra.