Bienvenidos

JOSÉ RAMÓN MONGE

Llego del pueblo a la estación de autobuses de nuestra capital y ya veo en derredor a unos cuantos buenos mozos con pesados fardos llegados de otros lugares, tanto de tierras patrias como foráneas. Se les ve con aspecto de enfrentarse en los próximos días a los afanes de la vendimia en sus diversas faenas, bien en el campo, bien en bodega. Démosles la bienvenida, que sean bienvenidos y que los tratemos como amigos y colaboradores. Ojalá que cuando nos dejen se marchen con el grato sabor de la labor bien hecha y de su justa recompensa tanto en alojamiento como en manutención y en el pago previamente acordado. Y ojalá, también, que hayan desaparecido esas mafias o explotadores de los que se venía hablando en años pasados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos