Ángeles con bata blanca

DANIELA DINIS

Deseo agradecer públicamente a un extraordinario grupo de personas que me han ayudado a traer al mundo a mi hija Mihaela Daniela. Mi hija debería haber nacido el pasado mes de junio, junto a su hermana Gabriela, pero su nacimiento se adelantó. A finales de febrero acudí al servicio de Urgencias del Hospital San Pedro ya que tenía contracciones de parto. De ahí me trasladaron al Miguel Servet de Zaragoza desde donde, ante el peligro para mis hijas y para mí misma, fui remitida al Hospital Clínic Maternitat de Barcelona. Desgraciadamente allí perdí a mi pequeña Gabriela, mientras Mihaela nacía el día 1 de marzo, para pasar a la incubadora donde ha vivido sus tres primeros meses. Allí luchó por su vida como una campeona y gracias al gran equipo de profesionales del Clínic Maternal, encabezado por el doctor Martínez (Ginecología) y la doctora Dolores Salvia (Pediatría y Neonatología) y seguido por el personal de enfermería, auxiliares de clínica e incluso al personal de limpieza, todos juntos lograron el gran milagro.

Estas personas han sido verdaderos ángeles para mi hija y el resto de niños hospitalizados. También los padres hemos recibido el apoyo, el cariño y las palabras de aliento que han ayudado a sobrellevar nuestros miedos, angustias y sufrimientos de una manera más dulce. Aunque siempre se lo he dicho, hoy quiero hacer público mi más sincero agradecimiento a todos esos ángeles con bata blanca que tanto bien hacen diariamente y tanto bien nos habéis hecho. Gracias en nombre de mi hija Mihaela, de mi marido Vasile y en el mío propio. Nunca os olvidaremos.

 

Fotos

Vídeos