El abuso de los móviles y el ganchillo

JOSÉ-RAMÓN MONGE UGARTE

Leía el otro día una entrevista sobre lo muchísimo que usamos los teléfonos móviles y otros artilugios del mundo digital. Contestaba a las preguntas un muy experto en ese mundo que aconsejaba descansar de vez en cuando, los domingos para los cristianos, los viernes para los musulmanes y los sábados para los judíos (él lo es). Aquí viene a cuento la famosa frase «nada demasiado» que quizá sale en alguna novela de don Pío Baroja, a propósito de verla en uno de los numerosos escudos que hay en La Rioja.

Pero es que el otro día, en la estación de autobuses de Logroño, vi a una joven que seguramente realizaba el Camino de Santiago (pues tenía la correspondiente mochila al lado) y fue una novedad, para mí, que esa chica estaba haciendo, con devoción y entrega, ganchillo, como tantas veces hemos visto, cuando antaño, hacerlo en nuestros pueblos a madres, hermanas y vecinas. Por ello se me ocurre que vendría bien que se extendiese esa práctica al menos los días en los que el citado entrevistado aconsejaba descansar del móvil.

 

Fotos

Vídeos