Los 800.000 del PP

CARLOS ARRIAZU ANTÓN

Resulta que renegaban de las primarias y ahora se entiende por qué. Trataban de justificar su aversión hacia este sistema de elección de liderazgo y lo que realmente pasaba es que sus costuras iban a quedar al descubierto haciendo caer el mito, otro, de ser el partido más 'grande' hasta de Europa. Y pasa también, que llegan tarde. Una vez más. También a las primarias.

Resulta, al parecer, que acostumbrados a falsear cuentas, también falsean las de afiliados. Porque de los más de 800.000 militantes que exhibían tener, votaron poco más de 58.000, que superan por poco el 7% de ese censo que decían atesorar. Así, por comentar, hace poco más de un año las primarias del PSOE registraron una participación que rozó el 80% del censo (votamos 147.835 de los 187.831 militantes).

Resulta que un motivo, en un ejemplo de cómo intentar arreglar algo y terminar empeorándolo, de la baja participación era que la mayoría de la militancia no se encontraba al corriente en el pago de cuotas. Ajá. Sería interesante cotejar la cuantía presentada ante el Tribunal de Cuentas en el apartado ingresos por cuotas de afiliados. Con menos de un 10% al corriente de pago ¿cómo se financian esas megacampañas electorales, actos políticos o, un poner, sedes del PP? Al margen de ingresos vía subvenciones electorales quiero decir. Así se entiende que tengan que recurrir a arquitectos que les hacen 'precio amigo' como el que proyectó la actual sede popular en la logroñesa Duquesa de la Victoria, que en una operación que entre compra de locales y obra llegó a casi 1,5 millones de euros, cobró 1.050,98 al sentirse «identificado» con el partido. Aunque hubo quien o quienes (según los papeles y testimonio judicial de 'esa persona de la que usted me habla' de apellido Bárcenas) llevaron su 'identificación popular' hasta los 200.000...

A ver si va a ser que también tenían afiliados en B. No puede ser. Teniendo en cuenta el celo de Génova en el estricto cumplimiento de la Ley de protección de datos, que les llevó a destruir a martillazos ordenadores -signo inequívoco de su afán de colaboración con la Justicia- es impensable que tengan miles de datos personales de personas que firmaron su consentimiento para militar en el PP. Igual unos cuantos de miles pueden haber perdido. Su costumbre de formatear ordenadores hasta 35 veces es lo que tiene.

 

Fotos

Vídeos