CAMBALACHE

MANUEL ALCÁNTARA

Los que tenemos ya una edad no paramos de sorprendernos con cosas que ya no sorprenden a nadie. Desde ya en Bilbao se pueden hacer donativos con tarjeta de crédito gracias al cepillo electrónico. Vivir para ver, que dirían algunos. Mientras tanto, aquí seguimos entre dimes y diretes. El PSOE recaba firmas para convocar el pacto contra la violencia machista y el PSC se ofrece a Torra para pactar en Cataluña y Madrid el asunto de los presupuestos.

Cambiando de aires, PP y Ciudadanos acuerdan reducir el número de consejerías en un nuevo gobierno de Andalucía. El CIS de Tezanos, en su nuevo informe, da una ventaja amplia al PSOE y una mínima representación a Vox. Nadie se explica la tardanza de unas nuevas elecciones generales.

No sabemos si el ofrecimiento de Iceta a Torra para mediar en la aprobación de presupuestos, tanto en Madrid como en Cataluña, es o no es una buena noticia. Mientras, leemos que la mayoría de los votantes de todos los partidos pide la prisión permanente revisable. Tal vez sea el momento de intercambiar ideas, a condición de tenerlas.

En espera de esas elecciones generales que, según dicen, ni están ni se le esperan, habrá que seguir a verlas venir. Que se lo digan si no a Gaspar Llamazares, al que vía burofax le piden desde IU, o lo que queda de ella, que aclare su «anómala situación».

Los que tenemos ya cierta edad, de alguna manera, estamos contentos, ya que 2019 será un año que viviremos más despacio gracias a la Dirección General de Tráfico, que ha decidido rebajar la velocidad en las carreteras españolas.

 

Fotos

Vídeos