CÁLCULO DE RESISTENCIA

MANUEL ALCÁNTARA

Creen los augures que, en unas elecciones generales, los resultados en Cataluña pueden ser una sorpresa. Las sorpresas esperadas no pueden asombrar a nadie y la cúpula policial del PP denuncia una querella por encubrir a Villarejo mientras Pedro Sánchez le pide a sus ministros lo mismo que los jugadores de fútbol le piden a los árbitros: que prolongue el tiempo reglamentario de los equipos que van perdiendo. Han dimitido dos ministros en los cien días de Gobierno y Pedro Sánchez no ha tenido más remedio que trazar en el aire una línea roja y decir que ya no habrá más ceses, porque de seguir este ritmo se puede quedar sin ministros.

Mientras, los fugados del independentismo regresan al puesto que nunca tuvieron anteriormente, y los cosmonautas de Pedro Sánchez exhortan a los ministros que les quedan a aguantar un año más. Si bien se mira, no es nada en la historia del tiempo, cuando esa palabra se escribe con mayúscula. La llamada «concentración del voto útil» ignora cuál puede ser su utilidad entre tantas concentraciones y rectificaciones. A Pablo Iglesias le coviene esta espera sin esperanza mientras España agota su crédito en Europa con el giro de los presos del 'procés'.

Cree el Gobierno que resistir es vencer, pero la triste verdad es que consiste en perder más tarde. Desde los Estados Unidos, Pedro Sánchez ha exhortado a sus ministros a aguantar un año más, que no es nada en la historia del tiempo, pero sigue teniendo 365 días en nuestra historia, que es mucho más breve. Y además la hacemos más confusa mientras septiembre se va y tardará un año en volver.

 

Fotos

Vídeos