NOSOTROS, LOS BLOQUEADOS

MANUEL ALCÁNTARA

El escondite de Torra frente al avance de la llamada «Cataluña real» se ha unido al desbarajuste por la falta de Presupuestos. Las calles de Barcelona, de suyo tumultuarias, se han llenado de personas que protestan. Unos con toda razón y otros con parte de ella, mientras el PNV vota con Bildu en contra del Rey y de la Constitución. Repudian a la Carta Magna que se nos haya quedado pequeña. Según algunos, a pesar de seguir sirviéndonos a otros. El PNV vota en contra del Rey y de la Constitución por su llamada que nadie quiere oír. El problema principal es la cuenta de resultados, que no le resultan satisfactorios ni siquiera a los que la hacen. ¿A qué le llama Torra la Cataluña real? Hay varias, pero la que más nos inquieta es la que no quiere ser España, que está en un grito que no quieren oír los que más chillan.

Hasta que no haya nuevas elecciones hay poco que hacer que no sea quejarse, que siempre alivia aunque no resuelva nada. En este tejemaneje se debaten muchas cosas que no hemos tejido nosotros mientras Pablo Iglesias, que sí sabe lo que quiere y lo que no quiere, sigue a lo suyo, que no es lo nuestro, y Felipe VI reivindica el papel de su augusto padre en la Transición. Ni los naranjas, ni los otros de vistosos colores saben a qué atenerse. Al arte de seguir le están fallando los seguidores. Si vuelven la cabeza atrás corren el peligro de comprobar que no les sigue nadie más que su sombra. El repudio a la Carta Magna nos ha dejado sin saber a qué carta quedarnos que no esté marcada por los tahúres mientras el Gobierno sigue vinculando la protesta catalana a la falta de Presupuestos Generales. Para luego es tarde o es nunca y hay que escoger.

 

Fotos

Vídeos