Adicción a la tecnología

La OMS ha incluido este año la adicción a los videojuegos en la lista de enfermedades mentales, un aviso sobre las adicciones digitales, tan peligrosas como las clásicas -drogadicción, alcoholismo, ludopatía- y que han empujado al Ministerio de Sanidad a aprobar la nueva Estrategia Nacional sobre Adicciones, en la que se incorporan por primera vez las referidas a las nuevas tecnologías y a los videojuegos. La decisión se ha adoptado tras conocerse que casi el 20% de los jóvenes españoles de entre 14 y 17 años es adicto a las pantallas digitales, con las consabidas consecuencias de cambios en las conductas sociales. Un problema, que también afecta a un sector no desdeñable de los mayores de edad, y que es complejo y ha irrumpido súbitamente. Hay que profundizar en un debate social apenas iniciado sobre cuestiones prácticas que nos inquietan: ¿hay que permitir a niños y adolescentes que vayan a clase con teléfonos móviles? ¿Debe limitarse en el hogar familiar el acceso a los videojuegos? Aquí han de intervenir especialistas, padres y educadores para orientar las inmensas posibilidades de la tecnología hacia el bienestar y la productividad y no hacia la alienación de las personas.

 

Fotos

Vídeos