¿Tu mascota está afectada? Cómo actuar

Consejos ante la sospecha de que tu mascota haya entrado en contacto con la 'procesionaria'

EMMA DEL VALLE RÍOCLÍNICA VETERINARIA '+COTAS'

La mejor medida contra la intoxicación por 'procesionaria' es la prevención, evitando las condiciones de exposición, controlando los paseos de las mascotas por zonas predispuestas a su presencia (zonas de pinos y otras coníferas) y esquivando estos lugares cuando las temperaturas diurnas oscilan entre los 10 y 20 grados centígrados que es cuando las orugas deciden salir 'en procesión'.

Hay que tener en cuenta que las partes más expuestas, y por tanto más sensibles, son las mucosas (hocico, lengua, ojos, labios...) y la piel del cuerpo y extremidades de nuestros animales, y los síntomas son de aparición súbita y motivo de consulta de urgencia, por lo que debemos acudir al veterinario más cercano para que pueda actuar rápidamente. Recordar que cuanto antes tratemos al animal, mejor será el pronóstico.

Lavar la zona afectada con agua, preferiblemente caliente pues el calor desactiva la toxina, pero nunca frotando la parte lesionada, ya que así romperemos los pelos urticantes liberándose mayor cantidad de tóxico. Y si fuera posible, además, con una gasa húmeda eliminar los 'pelos', que son los que recubren la parte externa de las orugas, pero siempre sin fricción, ya que son los responsables del cuadro clínico.

No olvidar que muchos de los cuadros de intoxicación se pueden parecer (picaduras de insectos, mordeduras de serpientes... etc.), por lo que cuanto antes pidamos ayuda a los profesionales, el resultado será más satisfactorio y mejor para todos.