Otro niño asesinado

Tenía 11 años y apareció muerto, asesinado, en una zona boscosa de La Coruña; el padre, sobre quien recayó una orden de alejamiento de su expareja hasta 2013, ha sido detenido por ser el presunto asesino. El móvil, la vileza de siempre: quiso dañar en lo más hondo a la madre que lo había repudiado. Con este niño son ya cinco los asesinados en episodios de violencia de género en España en lo que va de año. Y desde 2013, cuando el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad comenzó a incluir a los menores muertos como víctimas de esta brutalidad, han sido asesinados 27, incluyendo el de ayer. 2015 fue el año más sangriento en este sentido, con nueve asesinatos de menores. Además, según un informe publicado en marzo sobre «la realidad oculta» de los menores huérfanos de la violencia de género confeccionado por la Fundación Mujeres y el Fondo de Becas Fiscal Soledad Cazorla, alrededor de cuarenta niños pierden cada año a su madre como consecuencia de la violencia machista, lo que supone desde 2004 más de 500 huérfanos. Toda la normativa y la labor institucional deben acomodarse a esta evidencia: no sólo las mujeres son víctimas de la brutalidad de la violencia machista: también los menores deben ser protegidos de esta lacra degradante que sigue mereciendo la respuesta más contundente de que seamos capaces.

 

Fotos

Vídeos