larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 4 / 14 || Mañana 2 / 11 |
más información sobre el tiempo

planes

Los dinosaurios dejaron impronta de su paso en La Rioja Baja
18.06.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ellos pisaban fuerte
De chapoteo. Rastro dejado por un dinosaurio nadador en el término de Enciso. /Enrique Del Río
La Rioja constituye un territorio privilegiado a nivel mundial desde el punto de vista paleontológico. Hace 120 millones de años, en el periodo Cretácico, unos grandes reptiles se pasearon por las zonas pantanosas con densa vegetación que inundaban la región dejando testimonio de su paso.
Millones de años después, estas improntas marcadas en la roca despiertan la curiosidad de expertos y profanos, ávidos por conocer los modos de vida, alimentación, estructura social e, incluso, las posibles migraciones que evidencian estos rastros.
Siguiendo la pista de una de las mejores colecciones de icnitas del planeta –compuesta por cerca de 110 yacimientos repartidos por más de 20 localidades riojanas de los valles del Iregua, Leza, Jubera, Cidacos, Linares y Alhama–, nos acercaremos a los primeros estadios de una vida remota.
Buena parte de la información sobre este mundo pretérito se concentra en Enciso y sus inmediaciones. El municipio riojabajeño alberga un Centro Paleontológico y una senda por su término a lo largo de la que se pueden contemplar yacimientos bien conservados. También representa el punto de inicio de una ruta por una comarca que atesora interesantes afloramientos.
Este viaje en el tiempo comienza en el Centro Paleontológico de Enciso. El edificio acoge una gran exposición permanente sobre el periodo cretácico en La Rioja y los dinosaurios. Recurre a paneles ilustrados, reproducciones a tamaño natural, documentales y recreaciones audiovisuales para situar al visitante en los albores de la vida en La Tierra. Para los más pequeños, el periplo hace escala en una ludoteca, en la que a través de juegos mecánicos y electrónicos, los niños podrán fijar lo aprendido.
Este espacio museístico abre hasta el 15 de septiembre de lunes a domingo, entre las 11 y las 14 horas y de 17 a 20 horas. El precio de la visita asciende a 3 euros para los mayores de 12 años, 1,50 euros para los menores de esta edad, y a 2 euros para grupos, titulares del carné joven y jubilados. Más información en www.dinosaurios-larioja.org y en el 941 39 60 93.
Expedición exterior
La ‘expedición’ al pasado sale ahora al exterior. Del puente de salida de Enciso parte una ruta acondicionada y señalizada de unos seis kilómetros, que recala en los principales yacimientos del municipio. El primero con que topa el caminante es el de la Virgen del Campo, que contiene 506 pisadas. En algunas de ellas han quedado fosilizadas las marcas de la piel de estos grandes reptiles y señales del arrastre de la cola. El trazado avanza hasta el afloramiento de La Senoba, que está rodeado por un parque con juegos. Encontrarás rastros de una manada de feroces dinosaurios carnívoros.
Tras superar el despoblado de Garranzo, con sus emblemáticas tejeras y las laderas en terrazas, accederás al yacimiento de Valdecevillo; uno de los más espectaculares de la comunidad tanto por la grandiosidad del paisaje, como por la calidad de las huellas dejadas por un grupo familiar.
En esta senda te puedes acompañar de guías locales. Solicítalo con anterioridad en la Oficina de Turismo de Arnedillo ( 941 39 42 26). El precio de sus servicios se eleva a 42 euros para grupos de una a sesenta personas.
La aventura abandona los afloramientos más próximos a Enciso y continúa en coche. Para en Poyales. En la parte alta del segundo yacimiento aparecen las huellas del denominado Theroplantigrada escisiensis, que fue descrito por primera vez en este enclave.
Arriba de Navalsaz, asoma el rastro de un gran ornitópodo en la Cuesta de Andorra. Mientras, Cornago presenta en el afloramiento de Los Cayos huellas de carnívoros de tamaño considerable. Cuenta con 36 rastros de gran interés y en muy buen estado de conservación.
El recorrido hacia el este de Enciso concluye en Igea. La localidad conserva en el yacimiento de la Era del Peladillo icnitas de una manada de saurópodos e impresiones de un grupo de Hadrosaurichnoides igeensis, que se documentó por primera vez en este punto. El museo al aire libre de Igea se completa con un fósil de conífera del Cretácico inferior, esto es, de aproximadamente 120 millones de años.
Averigua más aspectos sobre la fauna primitiva que pobló estos parajes recorriendo las estancias del Centro de Interpretación Paleontológica del municipio.
En Tuenti
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.