Los vecinos del El Raval nos llevan de ruta por los narcopisos del barrio

Pisos okupados donde se compra y consume droga, que han sembrado el miedo entre los vecinos. Robos, peleas y narcotráfico que ha provocado que las familias con niños estén abandonando el barrio. Las escaleras de los edificios son un reguero de jeringuillas, entre el ir y venir constante de gente. Los vecinos han contabilizado 50 narcopisos funcionando a día de hoy, pero temen que con la llegada del verano este número aumente. Se sienten ignorados por el ayuntamiento de Barcelona, y exigen soluciones que no les lleven a abandonar sus casas.