El Vaticano desmiente al Gobierno y dice que «en ningún momento se pronunció» sobre dónde debe ser inhumado Franco

La vicepresidenta Carmen Calvo junto al secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin. /Efe
La vicepresidenta Carmen Calvo junto al secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin. / Efe

El portavoz de la Santa Sede corrige las palabras de la vicepresidenta Calvo, que esta mañana aseguró que había «un acuerdo» para evitar el traslado de los restos del dictador a La Almudena

DARIO MENORCorresponsal en Roma

Un día después de la reunión entre el secretario de Estado vaticano y la vicepresidenta del Gobierno en el Palacio Apostólico, la Santa Sede ha corregido este martes las palabras de Carmen Calvo, que esta mañana había comentado en los pasillos del Congreso que el Gobierno y la Iglesia habían «acordado» que los restos de Francisco Franco «obviamente» no podían ser exhumados del Valle de los Caídos para acabar en la cripta de la catedral madrileña de La Almudena. «Lo que acordamos fue estar de manera conjunta para encontrar una salida que obviamente no puede ser La Almudena», comentó la vicepresidenta en la Cámara Baja.

En un comunicado hecho público en la tarde de este martes, el portavoz vaticano, Greg Burke, aseguró que el cardenal italiano Pietro Parolin «en ningún momento se pronunció sobre el lugar» donde debían ser trasladados los restos de Franco. El 'número dos' de la jerarquía vaticana aclaró, eso sí, que la Santa Sede «no se opone» a la exhumación de los huesos del dictador. En la misma línea se habían expresado antes tanto el arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro, como el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el también purpurado y arzobispo de Valladolid Ricardo Blázquez.

La breve nota del Vaticano explicó que, durante la hora y media que duró su conversación con Parolin, Calvo mostró «su preocupación» por la posible sepultura en la cripta de La Almudena que posee la familia del dictador. Al secretario de Estado le pareció «oportuno» explorar «otras alternativas» para la inhumación de los restos del dictador, aunque siempre que sea «a través del diálogo» con la familia. Después de la audiencia de ayer, el Gobierno aseguró en un comunicado que el 'número dos' de la jerarquía vaticana no se oponía al traslado de los huesos de Franco, aunque pidió que se buscara «una solución» y se mantuviera «el diálogo».

En un primer momento, la Santa Sede no quiso hacer comentario alguno sobre la reunión y se limitó a detallar cuánto tiempo había durado, pero las declaraciones de Calvo de esta mañana asegurando que existía un «acuerdo» para evitar la inhumación en La Almudena propiciaron el desmentido, una práctica no demasiado habitual en el Vaticano pero a la que se recurre en ocasiones cuando se considera que hay una flagrante falta a la verdad. La reacción vaticana sirvió además para respaldar al cardenal Osoro, uno de los hombres de mayor confianza del papa Francisco en España.

Poco después de las palabras de la vicepresidenta en el Congreso, fuentes del Arzobispado de la capital aseguraron que no había ningún contacto con el Ejecutivo para evitar la inhumación de los restos de Franco en La Almudena, como es voluntad de la familia del dictador si finalmente se cumple el propósito del Gobierno y son exhumados del Valle de los Caídos.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos