Torra pide reforzar todos los frentes pero debilita su Govern relevando a dos consejeras

El presidente de la Generalitat Quim Torra, durante la firma del decreto de nombramiento de Meritxell Budó./EFE
El presidente de la Generalitat Quim Torra, durante la firma del decreto de nombramiento de Meritxell Budó. / EFE

Meritxell Budó y Mariàngel Vilallonga sustituyen a Elsa Artadi y Laura Borràs, que salen del Ejecutivo por razones electorales

CRISTIAN REINOBarcelona

Meritxell Budó y Mariàngela Vilallonga tomaron este lunes posesión de sus cargos como nuevas consejeras catalanas de Presidencia y Cultura, respectivamente. Ambas prometieron cumplir la ley y servir al presidente de la Generalitat de Cataluña y evitaron mención alguna al Rey y a la Constitución. Budó reemplaza a Elsa Artadi, que concurrirá como número 2 de JxCat en las elecciones municipales de Barcelona, haciendo tándem con Joaquim Forn. Vilallonga, mientras, sustituye a Laura Borràs, que pasa a ocupar el número 2 de la lista de JxCat en los comicios generales, tras Jordi Sànchez.

Se trata del tercer relevo en el Gobierno de Torra, que no lleva ni un año de vigencia. Semanas atrás, Alfred Bosch cogió el testigo de Ernest Maragall como consejero de Exteriores. Maragall liderará la lista de ERC a la alcaldía de Barcelona. Competirá con su excompañera de gabinete, Elsa Artadi. Durante el acto de toma de posesión de las nuevas consejeras, Quim Torra llamó a «reforzar todos los frentes durante los próximos meses» en Cataluña. Torra y Carles Puigdemont tratan de tener bajo su control todos los ámbitos institucionales donde está presente el independentismo.

Empezando por el grupo de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona (su deseo sería poder controlar la alcaldía de la capital catalana), o el grupo parlamentario en el Congreso, con el objetivo de bloquear la gobernabilidad española, de cara a la respuesta a la sentencia del juicio del 'procés', con la que el presidente de la Generalitat querría regresar a octubre de 2017.

Pero reforzando la candidatura de las generales y de las municipales con la salida de las dos consejeras, Torra ha debilitado su Gobierno. La imagen que traslada el presidente de la Generalitat no es la de un Ejecutivo fuerte y cohesionado, que piensa en agotar la legislatura. Y es que, Artadi y Borràs eran las dos piezas más relevantes de JxCat en el Gobierno catalán. Artadi era la consejera que llevaba la interlocución con el Gobierno central, junto al republicano Pere Aragonès.

JxCat y Esquerra escenifican asimismo que priorizan sus objetivos electorales al interés del Govern, que dejan en un segundo plano. La polémica de los lazos amarillos, además, ha vuelto a dividir al Ejecutivo catalán y ha dejado cada vez más solo a Torra.

Más información