Tardà critica los disturbios y la huelga de hambre de los presos

C. REINO BARCELONA.

El portavoz de Esquerra en el Congreso, Joan Tardà, se desmarcó ayer de las movilizaciones que preparan los CDR contra la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona el próximo 21-D. «Creo que la república catalana no la construiremos con pasamontañas. Tenemos claro cómo debe implementarse la república: por acumulación de fuerzas», afirmó en TVE. En la misma línea se expresó el líder del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano. Hay que alejarse de «cualquier escenografía que implique violencia en las calles», dijo el diputado nacionalista. Tanto ERC como el PDeCAT se desvincularon de esta forma de las protestas de los CDR, que apoya la CUP y respaldarán, previsiblemente, miembros de JxCat.

Tardà cuestionó además la huelga de hambre que están llevando a cabo los cuatro diputados neoconvergentes en la prisión de Lledoners (Barcelona). El diputado republicano, que se ha convertido en uno de los dirigentes más críticos en el seno del independentismo, afirmó que si Oriol Junqueras y Raül Romeva no se han sumado es porque han considerado que esta acción de protesta «no es necesaria». A pesar de las presiones, ERC se mantenía como un bloque compacto y sus dirigentes evitaban estas medidas. Pero ayer, el alcalde de Montblanc (ERC), Josep Andreu, anunció que ha iniciado una huelga de hambre y que la hará en el consistorio tarraconense. Tardà levantó también aristas en el secesionismo por proponer un referéndum que no sea binario, sino que incluya tres posibles respuestas: si a la independencia, mejorar la autonomía o mantener la actual.