El PP someterá a Sánchez a una comisión de investigación si se niega a ir al Senado

La vicepresidenta, Carmen Calvo, se dirige a la bancada del PP, ayer en el Senado, durante la sesión de control al Gobierno. :: e. p./
La vicepresidenta, Carmen Calvo, se dirige a la bancada del PP, ayer en el Senado, durante la sesión de control al Gobierno. :: e. p.

El presidente rechaza acudir a la Cámara alta para aclarar las dudas sobre su tesis doctoral porque quiere «prestigiar» las instituciones

NURIA VEGA MADRID.

El PP está determinado a hacer valer su mayoría absoluta en el Senado para vencer la resistencia del Gobierno y obligar sí o sí a Pedro Sánchez a explicar en sede parlamentaria las dudas sobre su tesis doctoral. La negativa del presidente a acudir a la Cámara alta exclusivamente por este asunto sorprendió ayer a los populares, que confiaban en poder celebrar un pleno extraordinario el próximo 23 de octubre. Ahora el partido de Pablo Casado lanza un ultimátum: o el jefe del Ejecutivo recula o los conservadores impulsarán esta misma semana una comisión de investigación que, salvo que incurra en un delito, no podrá sortear.

En realidad, y aunque Sánchez dijo haber asumido su presencia en el Senado, el Gobierno nunca dio muestras de querer atender la petición de la Junta de Portavoces. La semana pasada, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla, propuso a la Cámara alta que el presidente compareciera el día 23, pero en una sesión sobre política general y no en un pleno centrado en su tesis doctoral. No era eso, sin embargo, lo que los populares habían reclamado ante las «sospechas de plagio» que, a su entender, sobrevuelan el trabajo universitario del jefe del Ejecutivo.

Finalmente, las diferencias desembocaron ayer en un conflicto entre el Gobierno y el Senado. En la Moncloa se aferran a que no hay precedentes de comparecencias «específicas» de presidentes ni regulación concreta en el reglamento de la Cámara alta que obligue a Sánchez a intervenir en un debate monográfico. Un argumento que serviría también para el pleno pendiente sobre la política migratoria del Ejecutivo. «Este Gobierno no acudirá ni de la solapa ni de las orejas ni a rastras al lodazal en que el PP quiere convertir esta casa», argumentó el portavoz de los socialistas en esa Cámara, Ander Gil.

El jefe del Ejecutivo acusa a los populares y a Ciudadanos de «alimentar» a la extrema derecha

Horas después, Sánchez, en una rueda de prensa conjunta en la Moncloa junto al presidente de Chile, Sebastián Piñera, se escudó en otra propuesta para esquivar la exigencia del PP. El jefe del Ejecutivo consideró «infinitamente de mayor importancia» el Debate del Estado de las Autonomías que ha propuesto para el primer trimestre de 2019 en el Senado. «Este Gobierno lo que va a hacer es prestigiar las instituciones, si otros están en tratar de instrumentalizarlas y en seguir reduciendo su prestigio, será su responsabilidad», censuró a los populares. A su juicio, la exigencia de este partido es una prueba del «mal estado de la oposición», a la que reclama lealtad y le reprocha «alimentar» a la extrema derecha.

Pero no hay intención en el PP de aparcar la controversia. Sobre todo porque fuentes del partido recuerdan las ocasiones en las que la oposición, liderada por el PSOE, forzó a Mariano Rajoy a dar explicaciones -aunque en el Congreso- por los escándalos de corrupción. Y, siendo así, a los populares aún les queda una bala en la recámara para forzar la asistencia de Sánchez al Senado.

«Si el presidente desacata el mandato del Parlamento, haremos una comisión de investigación, donde la no comparecencia tiene repercusiones penales», anunció el representante de los populares en el Senado, Ignacio Cosidó. Su partido cuenta con mayoría suficiente para crear este órgano parlamentario con el objeto de examinar los aspectos supuestamente dudosos de la tesis doctoral y citar en este marco al jefe del Ejecutivo. En caso de proceder así, el partido conservador advierte de que Sánchez no podrá negarse.

Delito de desobediencia

El Código Penal regula en su artículo 502 la obligación de asistir a las comisiones de investigación. En el apartado 1, el texto establece que «los que, habiendo sido requeridos en forma legal y bajo apercibimiento, dejaren de comparecer» en este tipo de órganos «de las Cortes Generales o de una Asamblea Legislativa de Comunidad Autónoma, serán castigados como reos del delito de desobediencia». «Si el reo fuera autoridad o funcionario público -añade-, se le impondrá además la pena de suspensión de empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años».

En el PP aseguran estar dispuestos a llegar hasta el final y creen, además, que el artículo 110 de la Constitución les avala. Es el punto en el que se reconoce que «las Cámaras y sus Comisiones pueden reclamar la presencia de los miembros del Gobierno». «¿Qué tiene que ocultar el doctor Sánchez?», se preguntó ayer Cosidó. Lo mismo plantearon en Ciudadanos, que pese a no contar con mayoría suficiente para asegurarse el éxito de su iniciativa, la formación de Albert Rivera trasladó que también solicitará una comisión de investigación sobre el doctorado de Sánchez, pero en el Congreso.

En la Cámara baja, esta polémica, en todo caso, nunca habría tenido lugar. En su reglamento, en el artículo 203, queda bien definido la capacidad de la Mesa y la Junta de Portavoces de ordenar la comparecencia de los miembros del Gobierno.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos