Silvia respira tranquila después de saber que su ex no saldrá de prisión preventiva

Silvia puede respirar tranquila un día más. En un giro inesperado, su exmarido, que iba a salir este viernes, cuatro de enero, de prisión preventiva, finalmente no quedará libre. Ella había recogido hasta 125.000 firmas para que el Parlamento de Navarra le otorgase un permiso especial para poder entrar con su perra, Sugi, a cualquier lugar. Silvia sentía que Sugi era su única protección.El padre de sus hijos, que la maltrató durante doce años, fue condenado a diez años de prisión por violencia de género, y durante su estancia no paró de acosar telefónicamente a Silvia. Cuando quedó en libertad continuó, rompiendo hasta catorce pulseras telemáticas que detectaban su ubicación en todo momento. Volvió a ser detenido y condenado por acoso y amenazas.