Sánchez y Torra buscan fecha para encontrarse

Quim Torra en Estremera, de visita a los políticos presos. Asentados ya los nuevos interlocutores. Levantado el 155, él en la Generalitat y Pedro Sánchez en La Moncloa. Torra confirma contactos por mensaje telefónico con el nuevo presidente del Gobierno. Arranca un nuevo ciclo, con la llegada de nuevos consejeros a sus puestos de trabajo. Lo que no cambia, el mensaje: se muestran dispuestos a hablar, eso sí, sin renunciar a la independencia unilateral cuando se atasque el diálogo. Ni un paso atrás. Tampoco en la actitud del sustituto de Junqueras en Economía que asegura que una mejora de la financiación no resolverá el problema político. En el traspaso catalán de carteras no han faltado símbolos. Amarillos, como amarillo se tiñó este fin de semana una de las fiestas insignes de Cataluña: la Patum de Berga. Los presos presentes, en el cartel, en los gritos de los asistentes, también, de independencia, ante un president reafirmándose en la validez del 1 de octubre. Incluso en el baile del águila, momento cumbre de la fiesta, su pañuelo, amarillo con estelada.