Sánchez rescata a Irene Lozano y la pone al frente de la 'marca España'

La exdiputada de UPyD dirigirá una nueva Secretaría de Estado y, a diferencia de Espinosa de los Monteros tendrá sueldo y presupuesto

PAULA DE LAS HERAS

Madrid. La decisión de Pedro Sánchez de incluir a Irene Lozano en un puesto preferencial de las listas del PSOE, número cuatro por Madrid, para las elecciones generales de 2015 desató en su partido una gran ola de indignación. La idea de acoger como gran fichaje a quien, desde UPyD, les había acusado de ser causantes de la decrepitud institucional de España en connivencia e igualdad de condiciones con el PP era difícil de soportar para los socialistas. En los comicios de 2016 que siguieron a seis meses de bloqueo institucional, ella prefirió no repetir. Ahora, sin embargo, el presidente del Gobierno ha decidido rescatarla para que se haga cargo de la promoción de la imagen del país en el exterior.

Lozano, diputada entre 2011 y 2015 por UPyD, fue portavoz de ese partido en la comisión de Asuntos Exteriores, sustituirá al empresario Carlos Espinosa de los Monteros al frente de la 'marca España', pero con más rango y, presumiblemente, con más posibilidades económicas para sus actuaciones.

En lugar de un Alto Comisionado sin presupuesto propio, como el que puso en marcha Mariano Rajoy en 2012 en un contexto de grave crisis económica e institucional, la periodista, escritora y aspirante fallida a sustituir a Rosa Díez al frente del casi desparecido partido de centro, ocupará un cargo en el Ministerio de Asuntos Exteriores, la nueva Secretaría Estado de la España Global. La creación de este departamento fue publicada ayer mismo en el Boletín Oficial del Estado. El nombramiento, según avanzó 'El País', se hará efectivo mañana, en el Consejo de Ministros (que se adelantará un día con motivo de la Fiesta Nacional del viernes).

Combate al secesionismo

El perfil de Lozano remite a un cierto interés de Sánchez por seguir combatiendo la propaganda del independentismo en sus intentos de internacionalizar su causa, ya que la política ha tenido siempre un discurso duro tanto contra el secesionismo como contra los nacionalismos en general.

Ese ha sido también uno de los empeños del propio ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en sus múltiples viajes desde que asumió el cargo de jefe de la diplomaciaespañola. En principio, el Ejecutivo también persigue, no obstante, proyectar la cultura de España y mostrar una imagen más «plural» del país .

En una reciente respuesta a una pregunta, el Gobierno ya anticipó, de hecho, su intención de renovar la oficina de la Marca España para que pueda hacer frente a «nuevos desafíos». El que fuera con Rajoy ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, tuvo como prioridad potenciar esta institución como una insignia de su departamento.

Espinosa de los Monteros, expresidente de Iberia y del Círculo de Empresarios y exvicepresidente de Inditex, centró buena parte de sus esfuerzos (sin remuneración) a la defensa de la identidad española -con críticas desde la oposición por considerar que se ofrecía una visión obsoleta- y a la promoción empresarial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos