Sánchez ya es presidente

Con puntualidad de esa que nos gusta llamar "británica", Pedro Sánchez entra en el salón de audiencias de Zarzuela. Le espera la representación de todos los poderes del estado.También Rajoy. Nunca ha faltado un presidente saliente: estuvo González con Aznar, Aznar con Zapatero, Zapatero con Rajoy. Los nervios parecen atropellarse en la cara a Sánchez a la que se le asoma intermitente una sonrisa. Quién podía haber anticipado este momento hace dos años, hace dos meses, hace dos semanas. Sobre la mesa se simplifica la liturgia: no  hay crucifijo, no hay Biblia. Es la primera vez en democracia. La llegada de Felipe VI lo ha propiciado, Tampoco está la reina Letizia: ni lo estuvo estuvo en 2016. Sí lo hizo en todas las anteriores la reina Sofía. Mirada a protocolo. Y Sánchez completa los últimos diez pasos que le restan de su alambicado camino a la presidencia. Promete. Saludo al Rey. Saludo a Rajoy. Y la metralla de los flashes perpetuan el momento. Poca generosidad gestual en la foto: sólo el propio Rajoy sonríe abiertamente. Pedro Sánchez es ya presidente del gobierno.