Sánchez trasladará de forma inminente a cárceles catalanas a los líderes del procés

Sánchez trasladará de forma inminente a cárceles catalanas a los líderes del procés

El Tribunal Supremo da luz verde al acercamiento porque no hay «razones procesales» para mantenerles en prisiones de Madrid

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Será inminente, en cuestión de días y de solventar los últimos trámites burocráticos. El Gobierno ultima el traslado a prisiones de Cataluña de los nueve líderes del 'procés' encarcelados de forma preventiva en centros de la Comunidad de Madrid. El Ministerio del Interior ha acelerado en las últimas horas el proceso para el acercamiento y ha movilizado a los directores de las tres prisiones donde están recluidos los presos a fin de acortar al máximo los plazos de los movimientos. Traslados que tendrán lugar antes de la reunión de Pedro Sánchez con Quim Torra el próximo 9 de julio. Otro gesto para distender el ambiente.

El exvicepresidente Oriol Junqueras y los exconsejeros Joaquim Forn, Raül Romeva, Josep Rull y Jordi Turull (encarcelados en la prisión de Estremera); la exconsejera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell (ingresadas en Alcalá Meco); y los expresidentes de la ANC y Òmnium Jordi Sànchez y Jordi Cuixart (encarcelados en Soto del Real) pasarán el verano en centros penitenciarios de Cataluña, la única comunidad que tiene transferidas las competencias penitenciarias.

La decisión de Sánchez de acercar cuanto antes a los internos se plasmó en tres escritos remitidos el miércoles por la mañana por los directores de Estremera, Alcalá y Soto al instructor de la causa del 'procés' en el Supremo, Pablo Llarena. Los responsables de los centros preguntaron al juez sobre los posibles trámites procesales pendientes en Madrid de los nueve reclusos y la posibilidad de que los internos puedan ser trasladados a centros de Cataluña a la espera de juicio.

Llarena respondió este jueves que no hay ningún inconveniente. El juez del Tribunal Supremo (que solo contestó a los casos de Bassa, Forcadell y los 'Jordis', porque no había llegado a su smanos el oficio de los otros cinco presos de Estremera) se sacudió cualquier responsabilidad. «No existe razón procesal que conduzca a la custodia de los procesados en ningún centro penitenciario concreto, estando la decisión sujeta a los criterios penitenciarios que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias considere de aplicación», apuntó el instructor.

Llarena ya polemizó públicamente con el Gobierno el pasado 14 de junio después de que el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, diera a entender que, al tratarse de presos preventivos, la responsabilidad última de su ubicación penitenciaria dependía del juez de instrucción por si necesitaba requerirlos para algún tipo de diligencia. Entonces, como este jueves, el juez recordó al ministro que él «no tiene competencia para definir el concreto centro penitenciario en el que deben permanecer» los reclusos por muy preventivos que sean.

Llarena también recordó a Grande-Marlaska que la competencia sobre traslados y desplazamientos está regulada en el artículo 31 del Reglamento Penitenciario que establece que «el centro directivo tiene competencia exclusiva para decidir, con carácter ordinario o extraordinario, la clasificación y destino de los reclusos en los distintos establecimientos penitenciarios, sin perjuicio de las atribuciones de los Jueces de Vigilancia en materia de clasificación por vía de recurso».

Cuatro cárceles

Por el momento, el Ministerio del Interior, a la espera de que Estremera remita la consulta a Llarena, ya trabaja con la burocracia de los movimientos de Bassa, Forcadell y los 'Jordis'. En concreto, Sànchez pidió que le trasladasen al centro Quatre Camins (Barcelona); Cuixart a Brians II (Barcelona); Bassa a Girona Mujeres, y Forcadell a Barcelona Mujeres.

Serán ahora las juntas de tratamiento de los tres centros madrileños, con el voto de calidad de los directores de las prisiones, las que informen (con toda probabilidad, a favor) sobre los traslados tras comprobar el arraigo familiar de los reclusos en las zonas donde han pedido ser transferidos.

Los nueve líderes independentistas, si siguen sin prosperar como hasta ahora sus recursos pidiendo la libertad provisional, estarán en los centros catalanes varios meses. Todavía no hay fecha para el juicio en el Tribunal Supremo.

El miércoles, la Sala de Apelaciones confirmó el procesamiento de Carles Puigdemont y de otros 14 investigados (entre ellos los nueve presos en Madrid) por delitos de rebelión, malversación y desobediencia en la causa sobre el proceso secesionista en Cataluña. Tras este paso, se abre un proceso de meses para que las partes presenten sus escritos de calificaciones antes de que el magistrado decrete la apertura del juicio oral, es probable que en otoño.

Más información:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos