Sánchez evita comprometerse a no indultar a los condenados por el 'procés'

Albert Rivera reta al jefe del Ejecutivo a convocar elecciones y llevar la medida de gracia a los «golpistas» en su programa

PAULA DE LAS HERAS MADRID.

Pedro Sánchez evitó ayer una vez más comprometerse a no conceder indultos a los independentistas catalanes que serán juzgados por rebelión y sedición en el Tribunal Supremo si resultan condenados. El Gobierno lleva semanas tratando de allanar el camino para que las fuerzas secesionistas apoyen sus Presupuestos y aún más tiempo desarrollando una estrategia de apaciguamiento con la Generalitat para encauzar el conflicto aprovechando las grietas en el mundo independentista. De ahí su silencio.

El jefe del Ejecutivo se topó en la sesión de control en el Congreso con una interpelación expresa del líder de Ciudadanos sobre este asunto y prefirió ignorarla. El reglamento de la Cámara baja establece que las preguntas formuladas al Gobierno en el pleno de los miércoles deben registrarse por adelantado para que los distintos ministerios o el gabinete del presidente tengan tiempo de preparar la respuesta. En este caso, Albert Rivera, sin embargo, cambió el sentido de su intervención sobre la marcha.

No es la primera vez que el dirigente de la formación liberal improvisa una pregunta diferente a la enviada al Ejecutivo para que prepare la sesión parlamentaria. Lo hizo también el pasado 12 de septiembre cuando, tras la dimisión de la ministra de Sanidad, Carmen Montón, por irregularidades en la obtención de su titulación de máster, animó a Sánchez a disipar sospechas sobre su propia tesis doctoral, asunto que hasta ese momento no se había abordado en el Parlamento. Entonces el líder de los socialistas entró al trapo, encajó el golpe e incluso tuvo que acabar sometiendo su trabajo de doctorado a programas de detección de plagio.

El PP, que pretende prohibirlos por ley, acusa al PSOE de frenar la reforma que tramita el Congreso

En esta ocasión, el jefe del Ejecutivo optó por atenerse en un primer momento a la genérica cuestión apuntada en el orden del día («¿qué valoración hace de la situación política en España?» ) y a replicar con un escueto: «La política va mejor que cuando gobernaba el PP y la economía va bien». Pero también esgrimió un sondeo de la empresa GESOP, publicada el martes por 'El Periódico', según la cual un 56% de los catalanes querrían que se negocie una mejora del autogobierno frente al 34,8% que dice que se debería buscar la independencia. «Usted, que es primera fuerza parlamentaria en Cataluña -esgrimió- ofrezca una solución que pasa por más autogobierno y por tender puentes».

Precedentes

Rivera también hizo caso omiso a ese llamamiento y recordó que ya el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, defendió en la pasada campaña para las catalanas del 21 de diciembre -con el artículo 155 desplegando sus efectos- que sería bueno que el Ejecutivo conceda, en su momento, la medida de gracia a los eventuales condenados en el juicio del 'procés'.

Aquella idea de Iceta fue muy criticada incluso en el PSOE, que la consideró una imprudencia y un tropiezo en términos de táctica electoral. El pasado septiembre con Sánchez ya en Moncloa, sin embargo, también se mostró partidaria de los indultos la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera. Esta vez, lejos de corregirla, Sánchez afirmó que compartía su reflexión de que para resolver el conflicto catalán hace falta «empatía».

Los socialistas que abogan por mantener abierta esa vía insisten en que para que se conceda el indulto a alguien tiene que pedirlo y que en el caso de los secesionistas esa petición de perdón implicaría una sumisión al Estado del que abominan. Ciudadanos, y también el PP, están convencidos, sin embargo, de que la sociedad no lo entiende así. Tras instar a Sánchez a que diga a las claras lo que piensa, Rivera le retó a convocar elecciones y llevar el indulto a los «golpistas» en su programa. «A ver qué piensan los españoles», zanjó el líder liberal.

Los populares, que presentaron una enmienda a la ley de indultos para prohibir expresamente su aplicación a condenados por rebelión y sedición acusan mientras al PSOE de frenar su tramitación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos