Rivera considera las autonómicas el primer paso para «echar a Sánchez»

Los liberales despliegan su artillería pesada con el objetivo de movilizar a los indecisos

ALBERTO GÓMEZ MÁLAGA.

Ciudadanos eligió Málaga para celebrar ayer su acto central de campaña. La elección no fue casual. Según apuntan las encuestas, es en esta provincia donde más disputadas están las elecciones del próximo domingo y, por tanto, el lugar donde el reparto de escaños podría facilitar una u otra mayoría de gobierno.

La importancia del mitin lo demuestra la asistencia de la plana mayor del partido. Hasta la ciudad andaluza se desplazaron Albert Rivera, y la portavoz nacional, Inés Arrimadas, además del candidato a la Junta, Juan Marín, y el cabeza de lista por la provincia, el exseleccionador de baloncesto Javier Imbroda.

Los liberales confían en dar la campanada el 2 de diciembre arañando la mayor parte del voto indeciso tras casi cuatro décadas de gobierno socialista, objetivo que consideran «el primer paso para echar a Pedro Sánchez de la Moncloa», como pronosticó Rivera.

Tras cancelar sus dos últimos actos en Málaga por una lesión sufrida mientras jugaba al tenis, el líder de Ciudadanos tiró de andalucismo al recordar sus veranos en el municipio malagueño de Rincón de la Victoria y confesando que su madre le ha pedido «por primera vez» ejercer de apoderada en unas elecciones: «Y quiere venir a Málaga, a su tierra».

El peligro de Podemos

Rivera dio «las gracias por adelantado», seguro de que «los andaluces van a cambiar su abstención o su papeleta del PSOE o del PP por un voto naranja». En un discurso repleto de referencias al proceso catalán y las políticas de Sánchez, el presidente de la formación naranja advirtió de las consecuencias que, en su opinión, acarrearía un pacto entre la presidenta de la Junta y candidata socialista, Susana Díaz, y la cabeza de cartel de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez: «Evitemos que los populistas que ponen en jaque las instituciones y suben impuestos lleguen al Gobierno andaluz. Si no os gusta que escupan a España, coged la papeleta naranja».

Aunque Ciudadanos mantiene su estrategia de cargar contra el PSOE, comprometiéndose a no pactar con Díaz bajo ninguna circunstancia, los naranjas también han colocado al Partido Popular en el centro de su diana. «¿Queremos quitar a los de los ERE para poner a los de la Gürtel?», se preguntó Rivera.

 

Fotos

Vídeos