El PSOE quiere cumplir 40 años al frente de su mayor feudo

C. C. SEVILLA.

La presidenta andaluza y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, se juega mucho en los próximos comicios, a los que llega después del batacazo en su enfrentamiento con Pedro Sánchez por liderar el partido y con una oposición que le reprocha haber perdido la legislatura en sus pugnas internas. Con 47 escaños de 109, su dato más bajo, el PSOE aspira a revalidar su triunfo y mantener el poder después de 37 años de gobierno ininterrumpido, lo que le permitiría mantener el peso de la región como principal feudo socialista. En cualquier caso, y según los sondeos, necesitará de nuevo del respaldo de otra formación para poder gobernar.

La gran duda es si será posible una coalición de izquierda. Díaz y la líder de Podemos, Teresa Rodríguez, han sido sonoros a lo largo de esta legislatura y esta por ver si se pueden reconstruir los puentes.

Pese a los avances conseguidos, la comunidad acaba de volver al vagón de cola de la UE, y sigue encabezando las listas del paro, por lo que ese desgaste será usado por la posición como principal arma de erosión. Para frenarla, Díaz se limita a resaltar los datos de los últimos cinco años de gestión.

Andalucía también se examinará con lupa en el panorama nacional. Serán las primeras elecciones tras la moción de censura que derribó a Mariano Rajoy y aupó a Pedro Sánchez a la Moncloa. Con el PSOE al alza en el CIS, esta comunidad autónoma, tradicional bastión socialista, servirá para aclarar las posibilidades del presidente del Gobierno en unas generales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos