Las primarias con menor participación

Los populares tiene un censo hinchado por la oposición de los barones a depurarlo y por la desidia de la dirección

R. GORRIARÁN

madrid. Las primarias del PP serán las más pobres entre los cuatro grandes partidos nacionales. En el supuesto de que el 5 de julio voten los 66.384 inscritos para hacerlo, habrá votado el 7,6% de la militancia que dice tener el partido que aún preside Mariano Rajoy. En las votaciones del PSOE para elegir secretario general en mayo del año pasado votó el 80% de los afiliados; en la asamblea de Podemos en Vistalegre de febrero de 2017 depositó su papeleta el 34% de los inscritos; y en las primarias de Ciudadanos en enero del año pasado, cerca del 35%.

El músculo del que se jactaban los populares ha demostrado ser hueso y pellejo. ¿Qué ha pasado para que el que se jactaba de ser el partido más grande de Europa con 869.535 militantes sea una organización de andar por casa? La respuesta es un censo inflado que nadie ha depurado en casi 30 años. Todo aquel que desde 1989 se ha acercado al PP quedó registrado como afiliado y que haya pedido la baja, que haya fallecido o no haya pagado ni una cuota (20 euros anuales y menos en algunas provincias) no han sido razón suficiente para ser borrado del registro.

CIUDADANOS

de la militancia participó en las primarias que reeligieron a Pedro Sánchez secretario general en 2017
Votaron 149.951 afiliados. La única condición, tener pagadas las cuotas (seis euros al mes).
de los inscritos votaron por internet de la asamblea de VistalegreII para elegir líder a Pablo Iglesias
En total, 155.275 electores. El único requisito, la verificación del DNI. No hay cuotas.
de los afiliados votaron a favor de Albert Rivera para presidente del partido
Participaron 6.874 militantes de un censo de 20.065. Para votar había que tener pagadas las cuotas (diez euros al mes).

Las razones hay que buscarlas en la resistencia de los líderes provinciales y autonómicos a limpiar el censo con una poderosa razón, a más militantes más compromisarios para los congresos provinciales, regionales y nacional. Mayor capacidad de influencia. No es lo mismo acudir a un cónclave nacional con 40 delegados detrás que hacerlo con 120 disciplinados congresistas.

La desidia de la dirección del partido también ha contribuido a que la relación de militantes del PP se hinchara cada vez que se hacía recuento de fuerzas antes de los congresos. «Nos pilló en pleno proceso de adaptación del censo a la realidad», se justificó el coordinador general, Fernando Martínez-Maillo, nada más conocerse este martes la cifra de inscritos para las primarias. Con todo, avisan en el partido, la cifra de 66.384 no es toda la militancia porque hay miles de afiliados que están al corriente de pago que no van a participar por no compartir la fórmula de las primarias o que no se han entusiasmado con los candidatos.