El presidente catalán vende la república como la solución a los conflictos sociales

La presión en la calle remite tras el acuerdo con los médicos para desconvocar la huelga

C. REINO BARCELONA.

El presidente de la Generalitat se sumó ayer a los dirigentes soberanistas que aseguran que con la independencia no habría problemas sociales en Cataluña. Quim Torra vino a decir que la república sería la solución a todos los problemas. «La única posibilidad» para «garantizar» una mejor política de sanidad, de educación, de pensiones y de becas se llama «república catalana independiente», afirmó.

El presidente catalán evitó hacer autocrítica y puso el foco en el mantra del 'España nos roba' y del «déficit fiscal» para justificar los recortes que han provocado las huelgas y las protestas de esta semana. «Cada año se van de Cataluña 15.000 millones que no vuelven», señaló. El proceso secesionista arrancó en 2012 tras el portazo de Rajoy al pacto fiscal y aunque el independentismo afirma que es una pantalla pasada, está presente en todas sus reivindicaciones. «La única manera de dar respuesta es administrar y legislar sobre estos recursos que generamos», aseguró.

Tras cuatro días de huelga, los médicos de la atención primaria del sector público volvieron ayer a sus puestos de trabajo en los ambulatorios, después del pacto alcanzado con la Generalitat para desconvocar el paro. Torra se felicitó por el acuerdo. Los galenos, no obstante, no descartan nuevas movilizaciones. El conflicto, en cambio, se mantiene con los médicos de la concertada, que ayer se manifestaron por quinto día consecutivo. Los funcionarios además se preparan para hacer huelga del 12 de diciembre.

 

Fotos

Vídeos