La Policía tendrá un teléfono antisuicidios para sus agentes en crisis

Interior ultima el primer protocolo contra estas muertes que incluye tests para autoevaluar el riesgo

M. SÁIZ-PARDO

Madrid. El Ministerio del Interior ultima el primer protocolo antisuicidios de la Policía Nacional que espera tener listo a finales de año o a principios de 2019. Esta herramienta, con la que ya cuentan otros cuerpos como la Guardia Civil o policías autonómicas, pretende poner coto a las altas tasas de muertes autoinfligidas en el cuerpo.

Según el último borrador de este documento, al que ha tenido acceso este periódico, una de las medidas estrellas de este plan será la puesta en marcha de un teléfono, operativo las 24 horas, donde los funcionarios en situaciones de crisis puedan notificar su caso y pedir ayuda de forma confidencial. Desde ese teléfono, podrán ser desviados a otros especialistas. Al margen de este teléfono, se van a habilitar puntos de atención físicos, formularios para solicitar ayuda por internet o atención a través de 'e-mail'.

La Dirección General de la Policía, además, prevé poner en marcha una página web interna para que los funcionarios puedan autoevaluarse a través de un «test autoaplicativo» para conocer el nivel de riesgo de cometer un acto lesivo contra sí mismos.

El protocolo, que todavía puede ser sometido a cambios y que está siendo muy criticado por los sindicatos por la falta de medios materiales y económicos, pone el acento en la detección temprana de los casos de posibles suicidas. Interior, tras la entrada en vigor de este plan, se compromete a analizar pormenorizadamente el estado de salud mental de sus agentes más vulnerables, revisando periódicamente los expedientes de incapacidad temporal o haciendo reconocimientos médicos específicos sobre tendencias suicidas «enmarcados en el programa de vigilancia de la salud».

Pero no solo las autoridades se comprometen a tratar de localizar de forma precoz a los agentes con problemas. Los familiares, compañeros o jefes de los funcionarios que estén en situación de riesgo podrán ponerlo en conocimiento de los especialistas a través de varios tipos de formularios.

Las estadísticas de los suicidios en el CNP son preocupantes. En 2015, últimos datos completos disponibles, la tasa de muerte autoinflingida en la Policía era de 16,47 fallecidos por cada 100.000 funcionarios, frente a la media nacional que era de 7,76. El suicidio es la causa de mayor mortalidad en el cuerpo, por encima de las muertes en acto de servicio. El año pasado fueron trece los agentes que se suicidaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos