La policía no cree que la paliza de León fuera por homofobia y los testigos acusan a grupos ultras

El subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez, ha asegurado hoy que la Policía no cree que detrás de la paliza a un joven de 23 años el pasado fin de semana en el barrio Húmedo de la ciudad "haya motivos de homofobia u odio". Sin embargo, testigos de la agresión han relatado que los agresores están relacionados con grupos ultras y que el joven agredido colabora con movimientos antifascistas. Hoy el chico ha declarado ante la Policía y su testimonio será clave para detener a los individuos que le pegaron. Tuvo que ser ingresado con heridas graves y aunque ya ha sido dado de alta, el pasado lunes tuvo que volver a ser atendido en los servicios médicos.