Podemos no se resigna a quedarse fuera de un nuevo Gobierno

Iglesias advierte a los socialistas de que un Ejecutivo sostenido por solo 84 diputados no puede aprobar las reformas que «necesita España»

ANDER AZPIROZ MADRID.

Al apoyo incondicional de Podemos a la moción de censura del PSOE le surgen cada día más pegas. El viernes Pedro Sánchez avanzó que si gobierna lo hará al frente de un Ejecutivo integrado solo por socialistas y Pablo Iglesias, que desde las elecciones de 2015 ha reclamado la formación de «un gobierno de coalición progresista», aceptó. Lo hizo como un mal menor ante la necesidad de desalojar al PP de las instituciones, justificó en aquel primer momento.

No obstante, con el paso de los días el líder de Podemos ha aumentado la presión para que el secretario general socialista reconsidere sus planes y abra las puertas del Consejo de Ministros a otras fuerzas de izquierda. «Creo que es mucho más sensato, y que respondería mucho más a la realidad de España, un Gobierno que representara a más formaciones políticas, y que se convirtiera en una referencia europea en políticas sociales y de regeneración», destacó este miércoles el dirigente morado, quien en el pasado ya se postuló a la Vicepresidencia.

Desde Podemos se insiste en señalar que es imposible gobernar tan solo con los diputados que cuenta el PSOE. «Pedro Sánchez -mantiene Iglesias- debe ser consciente de que un Ejecutivo apoyado por 84 diputados no puede hacer lo que necesita España». La repetición de este mensaje en las últimas horas se puede interpretar también a modo de advertencia. Más aún cuando desde Podemos se adelantó el martes que, si el PSOE fracasa en su intento de derribar al Ejecutivo del PP, se presentará una moción de censura instrumental con el objetivo de convocar elecciones generales de manera inmediata.

Tras este plan a futuro se esconde una velada amenaza al candidato socialista, quien aún cuando logre sacar adelante su moción de censura necesitaría de una mayoría parlamentaria sobre la que gobernar. Y ésta es imposible sin los 67 representantes de Unidos Podemos en la Cámara baja. De esta forma, estaría en manos de Iglesias y los suyos finiquitar la legislatura antes del plazo solicitado por Sánchez para derogar las leyes más polémicas aprobadas por el PP de Mariano Rajoy. El sí a la moción de censura de Podemos es incondicional, pero Podemos nunca ha dicho nada del día después de la caída de Rajoy, lo que incluye respaldar o no desde la oposición a un Ejecutivo socialista.

Sobre la formación de un Gobierno de coalición como el que desea Iglesias pesa como una losa el enfrentamiento de la izquierda. La desconfianza entre PSOE y Podemos es mutua tras la guerra sin cuartel que iniciaron ambas fuerzas políticas a partir de las generales de 2015. Si se baja a un nivel individual, la sintonía que mostraron, o simularon, Sánchez e Iglesias en los comienzos de su relación política es cosa del pasado. Tampoco ayudan a recuperarla opiniones como la lanzada el lunes por el secretario general de Podemos, según la cual su homólogo socialista quedaría fuera del tablero político en caso de fracasar su moción de censura. Algo que no se aplicó él mismo cuando falló en la misma tesitura en junio del año pasado.

Optimismo

Sea cual sea la composición del posible Gobierno que se forme de triunfar la moción de censura, en Podemos se respira triunfalismo. Aunque se desconfía aún de la posición que adopte el PNV, en las filas moradas se cuenta con el respaldo de Esquerra, que ya ha afirmado que votará sí, y el de PDeCAT, éste aún por confirmar. Aquí también trata de apuntarse un tanto la dirección podemista desde donde se recordó este miércoles que la bancada de Podemos se ha insistido desde el principio de legislatura que era posible articular una mayoría alternativa a la que forman PP y Ciudadanos.

A diferencia de lo que ocurre en el PSOE, a Pablo Iglesias y los suyos no les inquieta lo más mínimo que para derribar a Mariano Rajoy se tenga que contar con el apoyo de las fuerzas independentistas catalanas o, incluso, con el de EH Bildu. Iglesias pidió ayer a Sánchez un paso al frente para cerrar el apoyo de estos partidos y debería darlo, añadió, durante el discurso de hoy en el Congreso en el que expondrá su programa de Gobierno. «Cuando uno necesita los votos de formaciones políticas que piensan diferente, tiene que ser generoso», valoró el líder de Podemos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos