Pedro Sánchez ultima el nuevo Gobierno

La agenda manda y Pedro Sánchez despide a la selección española de fútbol con palabras como esfuerzo, sacrificio y unión. Está haciendo su equipo y con cada nombre manda una señal política. Una de las claves es Carmen Calvo, que será su única vicepresidenta y ministra de Igualdad; Sánchez quiere dar el máximo relieve al feminismo. Doctora en Derecho Constitucional, fue la que negoció con el Gobierno el apoyo de los socialistas al 155. Otra mujer, María Jesús Montero, en un ministerio importante: Hacienda. Es actual consejera de Susana Díaz. Con su nombramiento hace un gesto de reconciliación y, sobre todo, tiene a una experta en financiación autonómica. Varias comunidades presionan ya para un nuevo modelo. Teresa Ribera, ministra de Medio Ambiente, una de las máximas expertas en el país en esta materia. También Meritxell Batet, titular de Administraciones Públicas, con un perfil conciliador y convencida federalista para abrir una nueva etapa con Cataluña. Es la otra catalana del Gobierno junto a Josep Borrell, ministro de Exteriores. El núcleo duro de Pedro Sánchez, el que siempre le ha sido fiel, tendrá un papel fundamental. Margarita Robles se convertirá en ministra, todavía no está claro si del Interior o de Justicia. Pocos dudaban de que el hombre fuerte en el partido, José Luis Ábalos también ocupase un ministerio. Será el de Fomento y seguirá llevando las riendas de Ferraz. Adriana Lastra no se sentará en el Consejo de Ministros pero Sánchez la coloca en un puesto determinante: portavoz en el Congreso. Ella tendrá que negociar y tejer alianzas en un escenario complicado si el Gobierno socialista quiere sacar cosas adelante.-Redacción-