Los padres de la granadina desaparecida en París: «Nuestras energías están centradas ahora en encontrar a nuestra hija»

Natalia Sánchez, la joven desaparecida.

La Gendarmería parisina cuenta ya con muestras de ADN de sus familiares para facilitar la búsqueda, en colaboración con la Guardia Civil

JOSÉ IGNACIO CEJUDOGranada

La policía de París mantiene la búsqueda por toda la ciudad de la joven Natalia Sánchez Uribe, nacida en Granada hace 22 años, después de que dejara de dar señales el miércoles por la noche, cuando fue vista por última vez y cuando dejó de responder a su teléfono móvil. Hasta ahora sólo se ha encontrado en un parque próximo a la Escuela de Economía de la Sorbona parisina en la que estudia su mochila junto a un ordenador portátil y su teléfono móvil personal, como informó la Agencia Efe. La Guardia Civil española colabora en la investigación abierta como enlace y comunicación con los avances que pudiera haber desde Palma de Mallorca, lugar de residencia habitual de la desaparecida junto a sus padres.

Natalia tiene 22 años y aunque nació en Granada, como sus padres, es natural de Calvià (Mallorca) y cursa Económicas e Inglés para la Universidad Autónoma de Barcelona. Desde septiembre realiza un curso Erasmus en París. Sus planes contemplaban volver a España el 15 de mayo. Según informaron a este diario desde el entorno de la joven y desde 'Quién Sabe Dónde Desaparecidos', Natalia Sánchez Uribe tenía pensado mudarse temporalmente al piso de una compañera de Barcelona para estudiar juntas los exámenes finales que afrontaban en pocos días antes de regresar a España.

De hecho, ya tenía en ese apartamento parte de su ropa. Cuando el propietario del inmueble en el que reside la joven granadina accedió al mismo, alertado una vez los conocidos de la desaparecida hicieron pública la situación, encontró la maleta con la ropa que le quedaba y con la que pensaba mudarse. Apenas faltaban la mochila y el ordenador portátil que fueron encontrados en los alrededores de la Sorbona. Los padres, muy afectados, están siendo atendidos directamente por Paco Lobatón, al frente de QSD.

Los padres de Natalia se encuentran ya en París para cooperar en la búsqueda de su hija. La propia policía francesa ha solicitado colaboración ciudadana difundiendo su información personal con permiso familiar al igual que 'Quién Sabe Dónde Desaparecidos'. También han rogado discreción al entorno de la familia a la hora de ofrecer detalles sobre el caso. Además, han pedido que «no se difundan datos ni imágenes de sus redes sociales y se eviten hipotésis gratuitas».

El Ministerio del Interior y el Centro Nacional de Desaparecidos de España (CNDES) se encuentran implicados en la investigación y guardan silencio. Su padre indicó por teléfono a Efe que están siguiendo de cerca y con el apoyo del consulado español los avances de las pesquisas, que están en manos de la policía francesa en colaboración con la Guardia Civil. Los padres insistieron este martes que su caso no se convierta en un «circo», mientras la investigación prosigue sobre el paradero de la joven. «Nuestras energías están centradas ahora en encontrar a nuestra hija», añadieron.

«Sola y asustada»

Según han declarado a los medios de comunicación compañeras de la desaparecida, Natalia Sánchez Uribe se sentía «sola y asustada» en la capital francesa. Según estas jóvenes, que han accedido a hablar en público, la joven nacida en Granada se sentía «perseguida» desde hace alrededor de un mes. Su Erasmus en París estaba siendo complicado.

La policía francesa pidió muestras de ADN de los padres de la joven desaparecida días atrás. Un requisito incluido siempre en el protocolo de cualquier desaparición complicada como es la de Natalia. El hecho de que los padres se desplazaran hace tres días a la capital parisina para seguir desde primera línea las investigaciones que se llevan a cabo para encontrar a la joven de 22 años de ascendencia granadina permite pensar que no ha hecho falta efectuarle la prueba de ADN ya que ellos mismos están en París y ante cualquier necesidad podrán recurrir a ellos en cualquier momento.

La policía francesa ha pedido colaboración a la Guardia Civil y es el Equipo de Mujer y Menor de Palma de Mallorca el que sigue ciertas pesquisas en España en connivencia con la gendarmería francesa. Desde la Comandancia de la Guardia Civil de Mallorca no han querido dar ninguna pista de qué tipo de pesquisas se llevan a cabo y sólo han precisado que la denuncia por la desaparición de la joven la presentaron los padres el día 30 de abril en el cuartel de Palma Nova (Mallorca). Curiosamente, la desaparecida puso dos mensajes nuevos en Facebook el día 1 de mayo, es decir, posteriormente a que los padres presentaran la primera denuncia de su desaparición en el cuartel de la Guardia Civil de Palma Nova.

Más información: