Los Mossos sí conocían los antecedentes del imán

El consejero de Interior catalán acusó el jueves a las fuerzas de seguridad del Estado de haber ocultado información sobre Abdelbaki Es Satty

R. C.

madrid. Los Mossos d'Esquadra enmendaron ayer las palabras del consejero de Interior catalán, Mique Buch, y reconocieron que tuvieron conocimiento desde el inicio de la investigación de los antecedentes penales del imán de Ripoll, quien cumplió condena entre 2010 y 2014 por intentar introducir en España desde Marruecos más de 120 kilos de hachís. Buch señaló que esos datos no se proporcionaron a la policía autonómica cuando empezó a investigar a Abdelbaki Es Satty, algo que, insinuó, podría deberse a un deseo de ocultar información.

Según informaron a Efe fuentes de los Mossos, se cometió un «error», de transcripción o de consulta informática, en el informe enviado a la Audiencia Nacional cuatro días después del los atentados del 17 de agosto asegurando que no les constaba ningún antecedente de Es Satty, porque los conocían desde el primer momento. Un inspector y un subinspector de los Mossos, autores del informe de 118 páginas, hicieron constar sobre el imán de Ripoll: «Sin registro de detenciones por ningún cuerpo policial». Se trata de un documento de la Unidad Central de Información Exterior del cuerpo policial catalán, contenido en el sumario de la causa. Tras este «error», los Mossos enviaron otros cinco informes al juez Fernando Andreu en los que ya sí se recogían los antecedentes del imán de Ripoll.

Los Mossos se interesaron por Es Satty tras la explosión el 16 de agosto de la casa de Alcanar en la que la célula yihadista fabricaba los explosivos para atentar. Entre las ruinas del chalet fueron hallados restos del imán y se encontró además su cartera con su documentación, así como varios billetes con destino a Bruselas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos