El modo de vida de los padres de Rocafort

Habían escogido el camino menos convencional, el que les había adentrado en círculos paranormales y esotéricos. Son varios los vecinos de María y Gabriel que les habían escuchado referirse a la reencarnación. Ambos consumían estupefacientes y tenían problemas psicológicos. Él trabajó en un restaurante de Rocafort hasta que lo despidieron por su comportamiento inestable. Era un hombre que se volvía agresivo cuando perdía el control. Ella fue una de las activistas del movimiento 15M. Su madre había intentado ayudar a la pareja cuando decidieron dejar la vida acomodada que tenían para okupar una casa abandonada. En ella criaban a sus hijos y en ella, los agentes, encontraron sus cuerpos.