Un millar de personas rechaza la exhumación de los restos de Franco

Varias personas saludan, ayer, con el brazo en alto frente a la basílica del Valle de los Caídos. :: j. c. h. / efe/
Varias personas saludan, ayer, con el brazo en alto frente a la basílica del Valle de los Caídos. :: j. c. h. / efe

Participan en una protesta en el Valle de los Caídos ante «el expolio que los rojos pretenden perpetrar»

A. AZPIROZ MADRID.

Cerca de un millar de personas se concentró ayer en el Valle de los Caídos para protestar contra la decisión del Gobierno socialista de trasladar los restos de Francisco Franco fuera del mausoleo que el dictador ordenó construir tras la Guerra Civil. Los asistentes cantaron el 'Cara al sol' y saludaron con el brazo en alto ante la basílica, en cuyo interior se encuentra la tumba de Franco. También se pudieron ver numerosas banderas de España preconstitucionales y se escucharon insultos contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Entre los manifestantes se encontraba Luis Alfonso de Borbón, bisnieto de Franco.

La convocatoria llevaba la firma del colectivo Movimiento por España, que llamó «a todos los defensores de la memoria de Franco y su Obra (sic) a una peregrinación nacional patriótico-religiosa al Valle de los Caídos para pedir a Dios, por intercesión de los santos y mártires allí enterrados, que impida el expolio que los rojos pretenden perpetrar». Su objetivo con el acto era, según dijeron, demostrar que el franquismo «no es residual». Los organizadores pidieron además a los participantes que acudiesen al Valle de los Caídos documentados sobre la verdad histórica para responder correctamente a las preguntas que pudieran formular los periodistas.

Los puentes de la autopista A-6 entre Madrid y el mausoleo, situados a unos 60 kilómetros de la capital, amanecieron con pancartas con la imagen del dictador y el lema 'El Valle no se toca', acuñado por los detractores y que ha aparecido en los últimos días en pintadas y en pancartas en varios lugares de Madrid.

Retraso

Desde que se anunció la exhumación de Franco, el Gobierno socialista ha insistido en que el traslado sería inminente. El jefe del Ejecutivo señaló el 18 de junio que se llevaría a cabo antes de vacaciones, con lo que dio a entender que se produciría en julio. Pero el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, reconoció ayer en una entrevista en El Mundo la dificultad burocrática de cumplir con los plazos.

El Gobierno ha obtenido el permiso de la Iglesia para la exhumación, imprescindible para que los operarios puedan acceder a la basílica. La vicepresidenta también se ha puesto en contacto con la familia Franco, que se ha opuesto al traslado en un escrito entregado a un notario aunque no está claro que vayan a presentar batalla en los tribunales. La Fundación Francisco Franco ya ha adelantado que está dispuesta a pleitear en los juzgados.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos