Ana Mato niega cualquier vínculo con 'Gürtel' y culpa de todo a su exmarido

M. SÁIZ-PARDO

madrid. Ana Mato, la primera compareciente que ha pasado por la comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular del PP tras la moción de censura provocada por la sentencia de 'Gürtel' que declaró probada la existencia de la caja B, se sacudió ayer cualquier responsabilidad en esta causa judicial y culpó a su exmarido, Jesús Sepúlveda, de todos los regalos que recibió su familia de Francisco Correa.

«Todos los supuestos regalos correspondían a una parte de la pareja. No tengo que hacerme cargo de los gastos ordinarios de la otra parte de la pareja», explicó Mato, condenada por beneficiarse a título lucrativo del entramado de Francisco Correa con 27.857 euros y totalmente disconforme con la sentencia que le culpa de haberse enriquecido con las actividades ilícitas de su ex.

La exvicepresidenta de Organización del Partido Popular, que anticipó que recurrirá la sentencia que le condena por entender la Audiencia Nacional injustamente le ha hecho responsable de las irregularidades cometidas por su exmarido, insistió en que «dio por hecho» que Sepúlveda pagaba los gastos con sus «ingresos». «El beneficiario ha sido él, no yo, porque mi parte siempre la he pagado. No hay un solo gasto que me hayan regalado», afirmó la exministra que, en varias ocasiones, negó haber sido condenada en 'Gürtel', lo que provocó algún que otro altercado con los parlamentarios.

«Avergonzada»

La compareciente se declaró «avergonzada sobremanera» y «disgustada» por el hecho de aparecer en la sentencia de 'Gürtel', aunque sean solo «cinco párrafos de 1.700 folios», porque, sostuvo, no se lo «merece» porque ella no cometió delito alguno.

Insistió hasta la saciedad ayer en el Congreso que nunca pensó que los viajes y eventos familiares que pagó Francisco Correa eran regalos a su exmarido, porque, adujo, nunca «fiscalizó» las cuentas de Sepulveda, con quien estaba casada en régimen de gananciales, aunque dijo arrepentirse de haber elegido esa fórmula societaria matrimonial.

«Eran los gastos normales en una familia», explicó antes de insistir en que no se ocupaba de las cuentas de la familia. «El tiempo libre lo dedicaba a mis hijos y nada más», apostilló.

 

Fotos

Vídeos