Mata a su suegro de un disparo y se atrinchera en una casa durante horas

R. C.

Una persona falleció ayer de un disparo en la cabeza en el garaje de un edificio en Pamplona. Su presunto asesino se atrincheró poco después en el interior del bloque con su novia, hija de la víctima. Tras varias horas, en las que amenazó a la Policía con saltar desde el balcón del piso, situado en una quinta planta, acabó entregándose a los agentes.

Los hechos ocurrieron a primera hora de la tarde en un edificio del barrio de San Jorge, a las afueras de la capital navarra, donde al parecer el autor del crimen y su víctima tuvieron una fuerte discusión en su casa. El hombre habría disparado presuntamente en la cabeza a su suegro sin que los equipos médicos que se desplazaron hasta el lugar pudieran hacer nada por salvar su vida. Tan solo confirmaron su muerte y el cadáver fue evacuado poco después al Instituto de Medina Legal de Pamplona, donde a lo largo del día se le practicará la autopsia.

Tras el suceso, el presunto homicida, muy conocido entre sus vecinos y que cuenta con antecedentes penales, se encerró junto con su pareja en la vivienda que ambos comparten en el bloque. Una amiga de la novia intentó convencerle en un primer momento para que la soltara y se entregase a la Policía. Pero no tuvo éxito.

Poco después varios agentes acordonaban el inmueble y dos efectivos de los GEO accedían a su interior, donde permanecieron poco más de dos horas. El hombre, al ver que los dispositivos policiales se encontraban dispuestos para actuar, amenazó con tirarse desde la ventana si llegaban a entrar.

Ante las advertencias del presunto homicida, los Bomberos colocaron una colchoneta debajo de la ventana donde se encontraba ante la posibilidad de que intentara arrojarse al vacío. Tras entregarse, el joven fue detenido y hoy pasará a disposición judicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos