Marlaska dice que la Policía no tiene «ansias de intervenir» en Cataluña»

El ministro del Interior sostiene que los antidisturbios no van a «reprimir», sino a «prevenir» incidentes

M. SÁIZ-PARDO

madrid. «Las fuerzas de seguridad del Estado (enviadas a Cataluña) no van a reprimir, van a garantizar un espacio en el que todos los ciudadanos puedan ejercer sus derechos y libertades». Los agentes del Ministerio del Interior «no tienen ansias de intervenir». Fernando Grande-Marlaska defendió ayer en la sesión de control del Gobierno el envío de un millar de policías y guardias civiles a Cataluña este otoño, pero insistió, interpelado en dos ocasiones por Esquerra y el PNV, en que el que el despliegue solo tiene como objetivo la «prevención, porque si no se previene luego es cuando se puede actuar de forma desproporcionada».

El ministro, que se mostró convencido de que no va a ser necesario que los policías y los guardias civiles tengan que intervenir, abundó en la versión oficial de su departamento, cuando la semana pasada se conoció el envío de los primeros agentes a Cataluña, de que se trata solo un operativo de «apoyo» a los Mossos para el caso de que sea necesario y éstos reclamen ayuda.

Grande-Marlaska rechazó las críticas de intervencionismo que le hicieron los nacionalistas vascos e independentistas catalanes, y subrayó la «lealtad institucional» del Ejecutivo central con la Generalitat puesto que el Gobierno avisó a la administración autonómica del traslado en la Junta de Seguridad de Cataluña reunida la pasada semana, donde, según el ministro, las autoridades catalanas no realizaron «crítica» alguna a ese despliegue.

Grande-Marlaska, en todo momento, evitó el enfrentamiento dialéctico con el diputado Gabriel Rufián. «Llevan cien días llenándose la boca de las palabras diálogo y convivencia. El envío de 600 policías nacionales nada tiene que ver ni con el diálogo ni la convivencia», le recriminó el independentista. «¡Es la hostia!», le espetó Rufián al titular de Interior, que insistió en defender que el despliegue es habitual y que ni siquiera es superior al de un partido de la Champions League.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos