El marido de Cospedal afirmó que Rajoy estuvo de acuerdo con la contratación de Villarejo

«Su jefe (el de Cospedal) está de acuerdo en que se desarrolle esta línea de actuación», le dijo López del Hierro al excomisario

M. SÁIZ-PARDO

madrid. ¿Supo Mariano Rajoy de las maniobras de Dolores de Cospedal con José Villarejo para intentar minimizar los daños del 'caso Gürtel'? ¿Aprobó el entonces presidente del PP esa táctica? Según el marido de la entonces secretaria general del PP, la respuesta es que sí y sí. Así se lo manifestó por teléfono Ignacio López del Hierro al excomisario el 22 de julio de 2009, un día después del encuentro que el expolicía, Cospedal y su marido mantuvieron en la sede nacional del partido.

Según reveló ayer el portal 'Moncloa.com', en aquella breve conversación López del Hierro y Villarejo analizan los resultados del encuentro mantenido horas antes. «Le comentó (Cospedal) el negocio a su jefe (Rajoy), como es normal». «Su jefe (el de Cospedal) está de acuerdo en que se desarrolle esta línea de actuación», comunica Del Hierro al expolicía, en un lenguaje críptico ante el temor de ser escuchados, aunque era Villarejo quien grababa.

La «línea de actuación» que Villarejo, Cospedal y su marido habían diseñado era intentar minimizar el impacto del escándalo del entonces recién nacido 'caso Gürtel'. Para ello, Villarejo iba a investigar al hermano de Alfredo Pérez Rubalcaba (al que relacionaban con investigaciones de la empresa de detectives Método 3 y del que decían que frecuentaba un prostíbulo), a fin de encontrar «puntos débiles» del ministro, al que culpaban de estar detrás de las filtraciones del caso que machacaban al PP.

El excomisario también debía espiar a Javier Arenas para saber hasta qué punto estaba vinculado a la trama que dirigía Francisco Correa. En aquella cita Villarejo confesó asimismo que había intentado sin éxito destruir un pendrive clave para mantener las acusaciones del 'caso Gürtel'.

La conversación que señala a Rajoy comienza con López del Hierro preguntando a su interlocutor por la impresión que le ha causado su mujer. «¿Te gustó nuestro socio (Cospedal)». «Yo (tuve) buena impresión, obviamente», dice el exmando policial. «¿Qué tal impresión del socio (Cospedal)?», le pregunta a su vez Villarejo. «Bien, bien, bien». «La suya y luego la de su jefe (Rajoy), que también (Cospedal) le comentó el negocio a su jefe, como es normal», afirma López del Hierro. «Ah, muy bien y entendió (Rajoy) la cosa, ¿no?», pregunta el excomisario. «Sí, su jefe está de acuerdo en que se desarrolle esa línea de actuación», dice el marido.

Una afirmación en alguna medida sorprendente porque es poco probable que Rajoy autorizara una investigación sobre Arenas, hombre de su más estrecha confianza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos