El 'maridísimo' metido en mil charcos

López del Hierro y Cospedal, durante una corrida de toros. :: manu / efe/
López del Hierro y Cospedal, durante una corrida de toros. :: manu / efe

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

«Figuran como atizantes (donantes), iban a soltar el mondongo, pagaban con alegría y no les he visto en ningún juicio, no dicen ni pío. A lo mejor es que tienen algún privilegio». El que hablaba era Álvaro Pérez 'El Bigotes'. Fue el pasado febrero, ante la comisión de investigación de la supuesta financiación irregular del PP. Allí, 'El Bigotes' puso nombre y apellidos a uno de aquellos «atizantes», Ignacio López del Hierro. Un día después, el marido de María Dolores de Cospedal se querelló contra él.

Pero lo cierto es que las anotaciones 'López H' y 'López Hierro' sí que aparecieron en los 'papeles de Bárcenas'. La primera relacionada con una entrega de 15 millones de pesetas a la 'caja B' en julio de 1997 y la segunda por el ingreso en esa contabilidad paralela de otros cuatro millones de pesetas en noviembre de 1998. La UDEF consideró acreditado en 2018 que tras esas siglas estaba el hoy esposo de la exsecretaria general del PP, con la que se casaría el 4 de septiembre de 2009, el mismo verano de las conversaciones secretas de la pareja con el excomisario José Villarejo que ahora han visto la luz.

En julio de 2013, Luis Bárcenas, en la declaración histórica en la que tiró de la manta al verse en prisión, señaló como donante a López del Hierro. Pero él, directivo por entonces de más de una decena de empresas, nunca llegó a sentarse en el banquillo porque el posible delito de cohecho al PP había prescrito.

Aunque Izquierda Unida, acusación popular en el proceso, intentó su imputación, el juez Pablo Ruz se negó, alegando también la prescripción de los supuestos delitos.

'Gürtel' es el más sonado, pero no fue el único caso en el que ha aparecido el 'maridísimo', como le llaman en la Policía. En 2017, la UDEF vinculó una de sus sociedades con el cobro de comisiones en el 'caso Pujol', pero una vez más se salvó. Adujo que había vendido las acciones antes de los hechos.

Las escuchas del 'caso Lezo' le volvieron a poner contra las cuerdas pero tampoco le tumbaron. Ignacio González le confesó a su hermano Pablo que el marido de Cospedal «cobra bajo cuerda de 27.000 sitios». «En cualquier momento la van a revolcar (a Cospedal)», vaticinaba Pablo González.

Una querella de CC OO en el 'caso Lieberbank' (la entidad en la que se fundieron, entre otras, Caja Castilla-La Mancha) precisamente le acusó de cobrar 80.000 euros anuales por un asesoramiento inmobiliario ficticio. La justicia zanjó, una vez más, que no había indicios para acusar a López del Hierro.

Cospedal siempre ha acusado de estas filtraciones a Soraya Sáenz de Santamaría, como responsable del CNI mientas fue vicepresidenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos