La madre que salvó a su hija antes de morir

Entre las diez víctimas se encuentran tres extranjeros, un exalcalde y dos ancianos que murieron ahogados en sus casas

R. C. MADRID.

Los diez fallecidos por la riada provocada por las lluvias torrenciales del martes en la zona noreste de Mallorca son seis hombres y cuatro mujeres, según detalló la Guardia Civil. Tres de las víctimas son de origen extranjero: un matrimonio británico de edad avanzada y una mujer holandesa.

Entre los fallecidos se encuentra el exalcalde por Unió Mallorquina de la localidad de Artà, Rafael Gili, de 71 años. El hombre murió ahogado en la localidad de Sant Llorenç, de la que fue primer edil en dos periodos, entre 2004 y 2005 y en la legislatura 2007-2011. Su coche fue arrastrado al mar por la fuerza del agua.

Las labores de rescate continuaron a lo largo de toda la jornada de ayer al tiempo que se identificaron a las víctimas de la tragedia. Dos de ellas eran la pareja británica. Se encontraban en un taxi cuando la terrible riada les sorprendió en su camino. Se desconoce por el momento si eran turistas o residentes en Baleares. El taxista también perdió la vida, aunque su cuerpo fue arrastrado por la corriente. Un anciano fue hallado en el sotano de su casa y otra mujer de avanzada edad falleció ahogada también dentro de su vivienda. Ninguno de los dos logró escapar del agua.

Testigos presenciales relataron que una madre que falleció en la riada de Sant Llorenç logró antes salvar a su hija de 8 años, pero no a su hijo de 5 años, que está siendo buscado desde entonces con perros especializados. Se teme que haya quedado sepultado bajo el lodo.

Según relata Efe, la mujer, cuya identidad no se ha hecho pública, iba en su coche con sus dos hijos cuando le sorprendió la riada y vio cómo el nivel del agua subía con gran celeridad. Rápidamente, logró sacar del coche a la niña, pero no al pequeño. El cadáver de la madre fue encontrado en el interior del automóvil.

 

Fotos

Vídeos