Macron avisa a Rivera de que peligra su alianza si optan por hacer frente común con Vox

Macron avisa a Rivera de que peligra su alianza si optan por hacer frente común con Vox

El Elíseo advierte de que «cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave»

ADOLFO LORENTEParís

El 27 de mayo, horas antes de aterrizar en Bruselas, Pedro Sánchez hizo una parada en París para cenar con Emmanuel Macron, su «amigo» y aliado en la nueva entente que los socialdemócratas y los liberales están tejiendo en los círculos de poder de de la Unión Europea. Fue una cena franca, sólo con un asesor por cabeza, y en ella, el presidente español aprovechó para explicar a su homólogo francés que es incoherente que ellos busquen alianzas en la UE mientras en España Ciudadanos insiste en atenazar al PSOE con un cordón sanitario y coquetea con Vox en gobiernos autonómicos y municipales. Los de Albert Rivera insisten en que ellos no pactan con la formación ultra, que es el PP quien lo hace, pero en El Elíseo no se lo creen demasiado. Son muchas las advertencias lanzadas en las últimas semanas y hoy, en un encuentro con periodistas españoles, fuentes del Gobierno francés han confirmado sentirse «preocupados» con estos acuerdos y amagan con una ruptura de relaciones con Cs a nivel europeo. «Macron, no acepta ambigüedades y está dispuesto incluso a replantearse la cooperación política» con la formación de Rivera si pacta algún tipo de «plataforma común» con la ultraderecha, han recalcado.

Estas mismas fuentes han explicado que «cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave» y que «no se puede ignorar» el escenario autonómico y local en España. Así, y aunque con «cautela», han señalado que el aparente acercamiento de Ciudadanos a Vox en el marco de la renovación de las instituciones «no es una anécdota», sino «un tema importante» para el Gobierno galo. Pese a las advertencias, han evitado aclarar cuál sería la «línea roja». «No vamos a tener ninguna complacencia», han añadido, en relación a unas relaciones futuras donde no estaría asegurada la alianza entre el partido de Rivera y La República En Marcha (LREM) de Macron.

El mandatario galo aspira a conformar un grupo «renovado» en la Eurocámara y, de hecho, la hasta ahora Alianza de Liberales y Demócratas Europeos (ALDE) pasará a llamarse Renovar Europa ('Renew Europe' en inglés). Dicho grupo aún debe conformar su «perímetro» y el Elíseo ha puesto en cuestión el grado de «cooperación política» que puede haber entre Ciudadanos y LREM. En este sentido, las fuentes han apuntado que en el grupo, descrito como «progresista» y «proeuropeo», debe haber «coherencia» y, por tanto, no tiene cabida que uno de sus integrantes llegue a acuerdos con una formación ultraderechista. «No nos pueden acusar de esta debilidad», han remachado.

En esta misma línea se ha pronunciado la secretaria de Estado de Asuntos Europeos, Amelie De Montchalin, quien se ha mostrado igual de tajante: «Consideramos que la alianza con la extrema derecha como hemos visto en España no es una opción». De Montchalin ha asegurado que corresponde al nuevo grupo del Parlamento Europeo analizar cuáles son sus «límites», en la medida en que considera que su labor es ejecutiva y no parlamentaria, pero sí ha apuntado que es momento de construir «mayorías» al margen de los bloques tradicionales.

Los liberales europeos han recuperado en las elecciones de mayo el puesto de tercera fuerza en la Eurocámara, con 106 escaños según la última actualización del escrutinio, lo que le dará un papel clave en la toma de decisiones a lo largo de la legislatura. Además de Ciudadanos -que ahora tendrá siete eurodiputados-, en la pasada legislatura también formaron parte de este grupo PNV, PDeCat y UpyD.

«Buena relación» con Sánchez

De Montchalin ha reconocido que el Gobierno francés se siente «muy cerca» del presidente del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, y que, en el contexto de la política europea, se reúne con «socialistas» y «centrista». Sánchez, ha añadido, «tiene prioridades para Europa que Macron comparte».

La Presidencia gala diferencia entre la «vida parlamentaria» y la «vida política». En esta última, el «interlocutor exclusivo» de Macron es Sánchez, con quien París mantiene una «conexión» pese a que puedan no estar de acuerdo en todo y pertenecer a familias políticas diferentes, según las fuentes del Elíseo.

La relación personal entre Macron y Sánchez también es «buena», como habría quedado en evidencia en la cena que ambos mandatarios mantuvieron antes de la cumbre informal de líderes que se celebró a finales de mayo. Desde el Elíseo han mantenido que las ideas de los dos dirigentes en Bruselas convergen en retos como el cambio climático o la reforma de la eurozona.