El juez de 'Gürtel' cita a Bárcenas por el robo de documentos de la 'caja B' del PP

Interroga al extesorero y su mujer el viernes 21, rechaza «de momento» citar a Cospedal y urge a Interior el informe de la 'operación Kitchen'

MATEO BALÍN MADRID.

Luis Bárcenas y su mujer, Rosalía Iglesias, comparecerán como investigados el 21 de diciembre en la causa de la 'caja B' del Partido Popular. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, instructor del 'caso Gürtel', acordó ayer su comparecencia para que expliquen el contenido de los manuscritos sobre la contabilidad paralela que fueron supuestamente robados al extesorero popular en un plan secreto llevado a cabo por agentes de la Policía Nacional, en la llamada 'operación Kitchen'.

La citación del matrimonio se suma a la declaración testifical prevista para el próximo miércoles en otro juzgado de la Audiencia Nacional, en concreto en la causa de la 'operación Tándem', por la que está en prisión preventiva el comisario jubilado José Manuel Villarejo desde hace más de un año.

El juez instructor Diego de Egea quiere conocer de primera mano el testimonio de la pareja y las sospechas que pudo levantar en ellos su chófer, Sergio Ríos, presunto responsable de la intervención de los documentos de la 'caja B' en 2013 que incriminarían al altos cargos del PP, después de que el entorno policial de Villarejo lo captara supuestamente para realizar este trabajo.

El CNI colabora con los investigadores para descodificar los archivos incautados a Villarejo

Ríos cobró presuntamente por este servicio parapolicial de la caja de los fondos reservados del Ministerio del Interior y, de forma posterior, ingresó en el Cuerpo Nacional de Policía. Precisamente, el juez De Egea se dirigió al Gobierno, a través del Consejo General del Poder Judicial, para que levantase el velo a la ley de secretos oficiales. El objetivo es poder conocer qué uso se le dio a esta partida en la 'operación Kitchen' (denominada así en referencia a los cocineros que trabajaban para la familia Bárcenas Iglesias).

En el auto conocido ayer, enmarcado en el 'caso Gürtel', el juez De la Mata remitió a la Policía Judicial de la documentación de la que se apoderaron los policías sin orden judicial «a fin de que proceda a realizar un análisis de su contenido y relacionar con el resto de documentación obrante en la causa».

Al mismo tiempo, el instructor reiteró a la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior para que entregue, «de modo inmediato», un informe completo sobre el operativo policial puesto en marcha en 2013 y en el que se confiscaron pruebas documentales en poder del matrimonio que nunca fueron entregadas al juzgado.

La sombra de Pino

De la Mata quiere conocer «los objetivos, preparación, aprobación, ejecución, reporte, supervisión y control» de la 'operación Kitchen', que fue desarrollada en la Dirección General de la Policía cuando estaba dirigida por Ignacio Cosidó, actual portavoz del PP en el Senado, y cuyo número dos, en la parte operativa, era el comisario principal Eugenio Pino, ya jubilado.

Pino tiene todas las papeletas para acabar declarando como investigado en el 'caso Tándem', después de que la Fiscalía Anticorrupción lo pidiera el pasado 20 de noviembre junto al chófer de Barcenas. Además, de forma reciente fue procesado por un juzgado ordinario de Madrid en la causa del 'pen drive' fantasma de la familia Pujol por delitos de falsedad documental, falso testimonio y revelación de secretos.

Del mismo modo, el juez De la Mata ha denegado «por el momento» la citación como testigos del empresario Ignacio López del Hierro y de su esposa, María Dolores de Cospedal, ex secretaria general del PP, para que aclararan la reunión con Villarejo de 2009. Este encuentro fue grabado por éste y publicado por el diario 'moncloa.com', en el que hablaron de la posibilidad de prestar servicios para el partido en pleno escándalo del 'caso Gürtel' y la implicación del propio Bárcenas.

Precisamente, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decidió ayer mantener el secreto sobre los archivos incautados al excomisario y a otros investigados, que aún están encriptados y deben ser descodificados con ayuda del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

 

Fotos

Vídeos