«El que se la juega a Ausbanc, la paga»

Pineda atiende a los medios en abril del 2016 mientras la Policía registra la sede de Ausbanc. :: efe/
Pineda atiende a los medios en abril del 2016 mientras la Policía registra la sede de Ausbanc. :: efe

El sumario de la 'operación Nelson' detalla la presunta trama de extorsión contra los principales bancos del país y las mercantiles

MATEO BALÍN MADRID.

Luis Pineda (Málaga, 1952) cumplió dos años en prisión preventiva hace un par de semanas tras su detención en la 'operación Nelson' en abril de 2016. La caída del presidente de Ausbanc (Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios) destapó, según el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, una supuesta trama de extorsión contra las principales entidades bancarias del país y otras mercantiles. Las amenazas tenían como objetivo llevar a cabo campañas públicas de desprestigio o ejercitar acciones legales si no recibía compensaciones económicas en forma de publicidad para Ausbanc, en donde trabajaban 200 empleados antes de su disolución.

A la espera de que la Sala Penal resuelva los recursos contra el auto de procesamiento a los 11 acusados, entre ellos Pineda (le piden 119 años de prisión y más de diez millones de multa), el secretario general del sindicato Manos Limpias Miguel Bernad (25 años) o la abogada Virginia López-Negrete (12), quien consiguiera sentar a la infanta Cristina en el banquillo del 'caso Nóos', el sumario reconstruye 30 casos de extorsión durante más de una década. Estos son algunos hechos que se juzgarán:

«Tenéis que abonar los 400 adeudados o no respondo», avisó Pineda al número dos de Unicaja

BBVA. Suscribió entre 2003 y 2007 contratos anuales de publicidad por 800.000 euros. A finales de 2006 redujo la cuota y un año después dejó de anunciarse. Entonces comenzó a sufrir publicidad negativa. «Alta tensión en BBVA. No hay vicepresidente y desertan altos directivos. La Fiscalía investiga el abandono de datos de clientes», titulaba una revista de Ausbanc en junio de 2008. En 2009 se produjo la sustitución de Javier Ayuso por Gregorio Panadero como director de comunicación. Tras ello cesaron los ataques e incluso se publicó algún artículo elogioso. En junio de 2011 el BBVA solicitó información sobre el destino de los fondos entregados y comenzó de nuevo la publicidad negativa. En 'Nóos', la acusación popular de Manos Limpias, bajo la dirección de López Negrete y con el visto bueno de Pineda, llegó a pedir la imputación de Antonio Ballabriga, directivo del BBVA y extrabajador del Instituto Nóos, pero fue rechazada.

Cajamadrid. Hasta 1996 la entidad tenía un contrato con Ausbanc que se rompió porque los precios no se ajustaban al mercado. Pineda le dijo a Juan Manuel Astorqui, director general de comunicación, que «las decisiones tienen consecuencias». Al poco tiempo comenzaron las campañas de acoso al difunto presidente Miguel Blesa. Pineda escribió en octubre de 2010 al vicepresidente José Manuel Fernández Norniella: «Lo que te adjunto es importante y urgente. Necesito respuestas. Nosotros ya hemos demostrado que cumplimos con lealtad todo lo que acordamos». A lo largo de la carta le solicitaba 1,24 millones. Otra vía de presión fue la personación de Manos Limpias en la causa contra Blesa que instruyó el juez Elpidio Silva, condenado por prevaricación.

Credit Services. El presidente y único accionista de Credit Services, Francisco Javier López Pérez, recibió una llamada de Ausbanc en 2007 indicándole que se había recibido una queja de un usuario. Se reunió con Pineda, quien le conminó a colaborar porque si no, se inventaba clientes descontentos. Pero si lo hacía, le dijo, podría recibir el premio Euro de Oro al mejor financiero compartido con Emilio Botín. En una segunda reunión le pidió 300.000 euros si quería que su empresa «siguiese viva». Le recordó su amistad con jueces y que su mujer, María Teresa Cuadrado, había sido directora de Consumo en la Comunidad de Madrid. Pero López Pérez no pagó.

Novagalicia Banco. En 2011, tras ser nombrado José María Castellano presidente del banco, se publicó en la revista un artículo elogioso hacia su persona y a la fusión de Caixa Galicia y Caixa Nova, que hasta entonces sí pagaban publicidad. Poco después Pineda exigió 300.000 euros al año, pero Castellano se negó y comenzó una campaña negativa.

Catalunya Banc. El Supremo anuló las cláusulas de redondeo en 2008 y Pineda pidió entrevistarse con la cúpula, pero fue derivado a los servicios jurídicos dado que existían procedimientos con Ausbanc. Pineda propuso una solución: dos pagos de 250.000 euros. Pero la entidad se negó y éste organizó una manifestación ante la sede central.

'Caso Sevilla'. Manos Limpias, con Pineda como abogado, ejercía la acusación popular en el 'caso ERE', en el que estaba entre los investigados Braulio Medel, presidente de Unicaja, entidad con la que aquél negociaba y firmaba diversos convenios. Pineda, en connivencia con Bernad, planearon exigir a Unicaja un millón a cambio de solicitar el archivo para Medel. Para ello avisó por correo al vicepresidente Ángel Fernández en febrero de 2016: «Tengo de plazo hasta el miércoles. Tenéis que abonar los 400 adeudados o no respondo». Un mes después Pineda ordenó pedir la desimputación de Medel.

Banco Santander. En mayo de 2015 Bernad envió un correo a la presidenta Ana Patricia Botín en el que solicitaba una reunión para comentarle la existencia de unas acciones injuriosas respecto a la muerte de su padre. Pineda escribió de forma paralela al director de comunicación, Juan Manuel Cendoya. Le adjuntó documentación relativa a un evento en Londres, pidiéndole 180.000 libras, así como la propuesta para la campaña 'Cuenta 123' por 200.000 euros. En 2003, el Santander aportó 437.782 euros y en 2016, 826.445. La propuesta de Pineda vino acompañada de correos en este tono: «Manolo, para que estés enterado, mañana interrogo a Blesa como imputado y después a Díaz Ferrán. Imagino que habrá mucho revuelo mediático. El que se la juega a Ausbanc y a los españoles, la paga. Luis P».

Gas Natural-Fenosa. Este asunto está relacionado con un procedimiento judicial que afectaba a la compañía en Córdoba. En diciembre de 2012 Pineda envió a Jordi García Tabernero, director de comunicación, un correo ofreciéndole que comprara 30.000 ejemplares a cinco euros. Le empresa se negó y Pineda respondió: «Jordi, una consideración si compráis solo 18.000. Ayer estuve en Córdoba. Te ruego estudies de nuevo la posibilidad de compra de 20.000 ejemplares para redondear y podríamos finiquitar ese asunto. ¿Te parece?».

Más

 

Fotos

Vídeos