Investigado un docente por señalar a hijos de guardias civiles tras el 1-O

Un niño ante una manifestación independentista./Quique García
Un niño ante una manifestación independentista. / Quique García

Fue denunciado por la Fiscalía junto a otros ocho docentes del instituto El Palau de San Andreu de la Barca

CRISTIAN REINOBarcelona

Un juzgado de Martorell (Barcelona) investiga a uno de los nueve profesores del instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) que la Fiscalía denunció, los días posteriores al 1-O. Al profesor imputado se le ha abierto una causa judicial por delitos de discriminación y contra la integridad moral.

Según la denuncia de la Fiscalía, el pasado 20 de octubre, el profesor investigado, en una clase de tercero de la ESO, pidió a los hijos de guardias civiles que se identificaran, en vísperas de una huelga estudiantil. La Fiscalía sostiene que puso en «evidencia» ante todos los demás alumnos a los hijos de los guardias civiles, «señalándolos para ser blanco del rechazo y la hostilidad de sus compañeros de aula».

Sant Andreu de la Barca acoge la comandancia de la Guardia Civil de Barcelona y en el instituto El Palau hay decenas de familias de agentes.

Además del profesor investigado ahora por el juez, la Fiscalía denunció a otros ocho docentes del centro, cuya causa está pendiente de admisión a trámite. El ministerio público asegura que los profesores aprovecharon las clases para realizar debates sobre la actuación policial del 1-O, afirmando, entre otras cosas, que los guardias civiles son «unos animales y unos bestias que solo saben dar palos».

Una profesora de inglés aseguró, ante la hija de un agente, que los policías parecían «perros rabiosos» y otra profesora pidió a sus alumnos que acudieran a una concentración: «El que esté a favor de la violencia policial que se quede en clase y el que no, que baje al patio», según la Fiscalía. Desde el Gobierno central, el delegado en Cataluña, Enric Millo, anunció ayer que ha encargado informes por si se han producido más supuestas humillaciones a alumnos, hijos de guardias civiles, en otros centros.

El entorno de los profesores denunció un «linchamiento», mientras el alcalde de la localidad negó la conflictividad social. La asamblea de profesores del centro salió en defensa de sus compañeros.

 

Fotos

Vídeos