Iglesias allanará con el presidente catalán la cita en la Moncloa

M. E. ALONSO

MADRID. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reunirá con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el próximo lunes en Barcelona para tratar de allanar el camino a Pedro Sánchez en el diálogo entre el Gobierno central y el autonómico. «Mi voluntad es ayudar y contribuir a que haya un clima de entendimiento y de diálogo», afirmó ayer el líder morado en el Congreso.

Con este movimiento, Iglesias se adelanta al jefe del Ejecutivo, que se reunirá con Torra el próximo 9 de julio para abordar el conflicto territorial y reconstruir el diálogo con Cataluña, uno de los compromisos que adquirió durante el debate de la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy del Gobierno.

Aunque Sánchez se verá mañana en Tarragona con el presidente catalán en la inauguración de los Juegos del Mediterráneo, donde ambos coincidirán con Felipe VI, no habrá un encuentro oficial entre ambos hasta el 9 de julio. Antes desfilará por el palacio de la Moncloa el lehendakari Iñigo Urkullu, el 25 de junio.

Puentes

Torra se ha mostrado convencido de que la reunión con el líder de Podemos será «muy provechosa» porque puede servir para «tender puentes» con los «republicanos» del resto de España. Iglesias, por su parte, confía en que su encuento en el Palau de la Generalitat permita «acercar posiciones» entre ambos presidentes para «terminar con la excepcionalidad» vivida durante la etapa del Gobierno de Mariano Rajoy.

El mandatario catalán trasladó la semana pasada al líder de Catalunya-En Comú Podem, Xavier Domènech, su intención de verse con Iglesias y este lunes el secretario general de la formación morada escribió al presidente de la Generalitat para cerrar el encuentro del lunes.

Iglesias trata de parecer con esta gestión el aliado más fiel del nuevo Gobierno del PSOE. En esa misma línea ha propuesto a los socialistas formar una alianza en el Congreso para sacar adelante iniciativas legislativas comunes. La buena sintonía entre ambos líderes fue patente hoy durante la primera sesión de control al Gobierno, donde el dirigente morado dejó aparcada su habitual agresividad dialéctica y se mostró «complacido» de tener a Sánchez como presidente.

 

Fotos

Vídeos