Un hombre muere en Cornellá al saltar de un décimo piso cuando iba a ser desahuciado

CRISTIAN REINO

barcelona. La crisis inmobiliaria sigue cobrándose víctimas mortales en España. Un hombre de unos 50 años murió ayer en Cornellà de Llobregat (Barcelona), tras lanzarse al vacío desde un décimo piso, cuando la comitiva judicial y los Mossos llegaron a su casa para ejecutar el desahucio.

El apartamento en el que vivía es propiedad del Banco Popular, que presentó una demanda por impago de siete mensualidades del alquiler en noviembre del año pasado. Fuentes judiciales señalaron que en enero de 2018, el juzgado notificó la demanda al afectado. La víctima no compareció ni solicitó abogado de oficio. En marzo, los funcionarios judiciales se presentaron en su casa, pero en un primer instante el desalojo quedó suspendido. Se pospuso dos veces hasta el mes de junio, después de que los servicios sociales del Ayuntamiento de Cornellà informaran al juez sobre su situación.

Finalmente, el desahucio se consumó ayer. Fue a las 10.30 de la mañana. Cuando la comitiva judicial y policial llamó al timbre, el hombre, electricista y que llevaba ocho años viviendo en el piso junto a su pareja, pidió a los funcionarios que le esperaran un rato, que les abría en un momento. Acto seguido, se escucharon los gritos desconsolados de una mujer. La víctima se había lanzado por el balcón. «Esto no son suicidios, son asesinatos porque tienen que ver con la no acción en políticas de vivienda», apuntaron desde la PAH. Solo en Barcelona, esta organización contabiliza unos 10 desahucios al día. El Ayuntamiento estudia emprender acciones contra el banco.

 

Fotos

Vídeos