El hombre que arrojó a una niña al vacío en Málaga estaba obsesionado con que lo seguían

El Grupo de Homicidios de la policía investiga si el fallecido tenía diagnosticado algún tipo de trastorno mental

J. CANO / A. FRÍAS

málaga. La noticia sacudió el martes a los vecinos de Málaga: un hombre acababa de tirar por el balcón de una vivienda de Parque Litoral a una menor de cinco años, hija de unos amigos, para después suicidarse. Al parecer, el hombre la arrojó al vacío desde una sexta planta de un piso ubicado en la calle Jalón, y después se lanzó él. Ocurrió sobre las ocho y media de la mañana, cuando la menor fallecida y su hermana mayor, que presenció la escena, se prepararaban para ir al colegio.

El hombre, compañero de trabajo de los padres de la niña, no hablaba de otra cosa. Desde que Ignacio J. M. A. llegó a Málaga para pasar el fin de semana con sus amigos, parecía estar obsesionado con una idea. Una especie de manía persecutoria a la que los investigadores del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional tratan de encontrar una raíz psicológica o al menos un antecedente clínico que acredite su locura. Estaba convencido de que lo seguían, que alguien lo estaba vigilando y que querían arrebatarle el dinero que tenía en sus cuentas corrientes.

Los padres de la pequeña Daniela observaron durante el fin de semana un comportamiento obsesivo en sus conversaciones, aunque según las fuentes consultadas intentaron restarle importancia. Pero el tema era recurrente para él. Al parecer, estaba convencido de que le habían intervenido el teléfono, su WhatsApp, sus cuentas de correo y las del banco. Habría llegado incluso a comentarles que iba a cambiar la cerradura de su casa y que, además, había contratado a un detective para descubrir quién le estaba siguiendo. De ahí que una de las líneas de investigación se centre en determinar si tenía diagnosticado algún trastorno mental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos